Atrévete a Opinar

La amenaza de las redes sociales

By on 07/04/2016 in Boxed Society with 0 Comments

¿No estás harto de encontrarte una y otra vez con la típica situación incómoda de quedarte sin interlocutor en medio de una conversación debido ​a un “beeep” del WhatsApp? ¿Te has dado cuenta que ya es frecuente encontrar grupos de amigos sentados y consumiendo redes sociales sin hablarse entre ellos? ¿No te produce escalofríos cuando ves a gente totalmente aburrida –e incluso amargada- que de repente se hace un selfie esbozando una fría sonrisa es su rostro para fingir que su vida no es totalmente solitaria y vacía?

En todas estas situaciones hay un factor común: las redes sociales. Estos escenarios un tanto incómodos y chocantes han hecho que las redes sociales se hayan ganado a pulso ser vistas como una amenaza hacia nuestra forma de relacionarnos y desarrollar nuestras vidas.

En realidad, esto es así no por estas incómodas situaciones sino por el motivo final porqué se usan las redes sociales. Desde sus inicios con MySpace (sí, las redes sociales no las creó Mark Zuckerberg con Facebook), las redes sociales fueron diseñadas con fines de ocio y la sociedad ató esta nueva tecnología de red social con “perder el tiempo”. Que los videos de gatos graciosos sea el contenido más consumido en estos sitios es un claro indicador de que la sociedad no va tan desencaminada con este juicio.

De todo ello, han surgido no solo detractores ocasionales sino que también se han llegado a hacer estudios para demostrar el perjuicio social que ha causado esta nueva forma de relacionarse. Los efectos negativos estrella de las redes sociales suelen ir dirigidos a la reducción en la capacidad de concentrarse y de prestar atención, pérdida de habilidades sociales en las relaciones “reales” o físicas, sedentarismo, fracaso escolar…

Esta estigmatización se debe a los inicios de las redes sociales basados en cosas superfluas. Sin embargo, no debemos dejar que el uso actual de las redes sociales nos impida ver el potencial de esta nueva tecnología y hacer un juicio objetivo.

Comparemos con los walkie-talkies. Esta tecnología nació para comunicar a profesionales que se encontraban en puntos distantes. Quizás es por esto que cuando de niño me pasaba horas hablando con el niño del bloque del frente nadie se le ocurrió decir que los walkies eran adictivos, debido a que todo el mundo asociaba esta tecnología con un fin profesional.

Imaginemos ahora a una persona que pasa horas en Facebook compartiendo contenidos, hablando con desconocidos, etc, con el fin de recaudar fondos para una ONG. ¿Diríamos que esta persona está padeciendo una bajada de sus habilidades de relación física, o que su capacidad de concentración está siendo menguada? Si la respuesta es no, también tendría que ser no para la gente que pasa el mismo tiempo con otro fin menos altruista.

Con todo esto no quisiera dar a entender que las redes sociales no deben ser controladas y restringidas en ciertas situaciones, sino de invitarlos a hacer una reflexión al respecto: ¿es el uso superfluo que se les da a las redes sociales actualmente es culpa de esta tecnología en si o de las personas que estamos detrás usándola? ¿Acaso no está en nuestras manos hacer de estos espacios colaborativos lugares dónde se comparta el conocimiento enriquecedor antes que el morbo y el humor vacío de ingenio?

​Pero por si voy errado… los invito a compartir este vídeo de gatitos graciosos junto con todo este texto que acabas de leer, y así, asegurar su éxito:

About the Author

About the Author: Economista y aficionado controversista. Gran admirador de las tendencias que mueven el mundo aunque a veces se tenga que luchar contra ellas. También le gusta el mar. .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

Déjanos tu comentario crítico!

Top