Atrévete a Opinar

BALLOT PHOBIA

Fobia a las urnas, ballot phobia, que dirían los pelirrojos de la gaita; y no es la primera vez, ni será la última. El Estado Español reincide en dar la espalda a la autodeterminación. Si bien es cierto que las condiciones de un referéndum vinculante para el caso catalán deberían ser negociadas con cierta rigurosidad y consenso a nivel europeo, dar la espalda a la construcción de un supuesto escenario acentúa la situación de inestabilidad y confrontación. No es ahí donde quiero llegar esta tarde de septiembre, antes de que se me canse la muñeca, de escribir… Si revisamos el historial plebiscitario nacional en la corta vida de la democracia, podemos constatar agujeros importantes que demuestran que el idilio entre el Estado Español y los referéndums nunca ha tenido noches de pasión, más bien dos o tres gatillazos, y dos clamorosas infidelidades.

A pesar de que el voto a una nueva Constitución fuera imperativo en el 78, Solé Tura, Roca i Junyent y compañía olvidaron incluir en los Pactos de la Moncloa cierta transparencia en lo que a la adaptación a los nuevos tiempos se refiere. La falta de madurez del sistema político y el palpable temor a una reacción prematura de la cúpula militar obligaron a ese 88% del 55% de españoles participantes a aprobar un texto al que hoy los desaforados que protegen nuestros intereses se aferran como garrapatas al pelo Pantenne de Jorge Moragas. Desde entonces el fracaso y el plebiscito han ido de la mano.
El caso del Sáhara Occidental guarda ciertas similitudes con el caso catalán. Más diferencias. Hasta un régimen dictatorial, el prematuro gobierno del Frente para la Liberación de Saguía el Hamra y Río de Oro y Naciones Unidas llegaron a un acuerdo a tres a pesar de las diferencias naturales de las tres partes para organizar un plebiscito que negaría la integridad territorial del Imperio Español. Y eso, bajo un régimen autoritario, imperialista y totalitarista. ¿Qué nos pasa en democracia? Puede resultar paradójico, aunque la tradición militar vigente asegura que si la cordura de Franco hubiera seguido estable hasta finales del 75, ningún tipo de marcha de ningún color hubiera robado el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Desde que el Rule of Law se disfraza de «Estado de Derecho» de color rojigualda, ningún tipo de gesto firme en favor de la determinación del pueblo saharaui ni de apoyo sólido al referéndum que Naciones Unidas promete desde 1974 ha sido puesto en boca de mandatarios de Gobierno españoles. Desde el amor alauita de González hasta la hipocresía de Jiménez como Ministra de Exteriores, el miedo, el interés y la imposición se han impuesto a la voluntad popular en el Sáhara.
Y hablando de referéndums y de González, cómo no mencionar el referéndum más manipulado de la historia de España, hasta ahora. El populista «OTAN no» de González resonó en el votante medio de izquierdas hasta finales de los 70, necesitado de escuchar voces que se alejaran de la amenaza franquista, ajenos a que la retórica de aquel hijo de la gran puta se oponía de manera flagrante a la posible entrada en la Comunidad Económica Europea. Numerosos sindicalistas, pensadores, filósofos y politólogos de la izquierda abandonaron cualquier tipo de confianza en la política española.
Como puede constatarse, el binomio España-Plebiscito no ha tenido ni una sola tarde de orejas y rabo. La aceptación por parte del Gobierno Español a una consulta à la québequoise de carácter consultivo podría acarrear temporales reformas territoriales capaces de amoldar la convivencia entre las dos partes asegurando mínimos aceptables en la redistribución de la renta. El triunfal #voteno sellado y timbrado en Edimburgo ha acarreado el triunfo del alegato federal ensalzado por la mayor parte de los detractores y una minoría de los partidarios de la independencia de Escocia.
Seamos francos, a la naciente democracia española mucho le queda para alcanzar el nivel de madurez que ha alcanzado en el Reino Unido. La dinámica del sistema político mundial nos demuestra que el número de Estados reconocidos en el mundo crezca a ritmo desenfrenado. Es el momento que desde mi añorada Madrid se dé un paso adelante y se enfrente de cara la cuestión catalana. Que Cataluña fuera a las urnas el 9 de noviembre demostraría la aceptación de las condiciones de la democracia y de la soberanía del pueblo si fuera seguido de una reforma territorial pertinente. España tiene la oportunidad de demostrar ante Europa el compromiso con su ciudadanía y su capacidad de conciliación. La hora de retomar las buenas relaciones con la democracia ha llegado. Ahora, sí.

Visítanos en Facebook y Twitter

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 4 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. pau claret says:

    Diego,

    Valida tus fuentes: el referendum de aprobacion de la Constitucion del 78 obtuvo un 91% de votos favorables con una participacion del 67%. En numeros absolutos 15.7 millones de votos favorables de un censo de 26.6 millones. En Cataluña: 91% de votos favorables, con una participacion del 78%. Restarle el apoyo popular que tuvo en toda España con la excepcion notable del Pais Vasco donde se abstuvo el 55% del censo, es como minimo una interpretacion sesgada.

    Pero a lo que nos ocupa: los ingleses, o los britanicos, no siempre han sido un ejemplo de democracia. Para boton de muestra tienes la particion de Irlanda entre el Eire republicano y el Ulster britanico. Si quieres un precedente mas cercano, lee un poco del despliegue del Ejercito Britanico en el Ulster (Operacion Banner) desde 1969 y durante 30 años. Dificilmente pocas lecciones a dar a nadie.

    Para acabar, dime una sola constitucion europea de paises de nuestro entorno que acepten el derecho de autodeterminacion. Claro, “nosotros” los catalanes nos sentimos tocados por el dedo de Dios y queremos autodeterminarnos con una ley de consulta NO REFRENDARIAS (el titulo supongo que lo habran puesto las lumbreras que la parieron).

    Por cierto, bonita excusa esa de que los catalanes que viven en el estado no pueden votar porque el Estatut no les reconoce su calidad de catalanes…como asi? No habiamos quedado que el Estatut (emanado de la Constitucion) era un marco superado por la “voluntat popular lliurement expressada als carrers”…

    Ahi es nada, primero montamos una botifarra de pregunta, nadie sabe donde esta el censo y por ultimo aprobamos una ley (tipo consulta de opinion, por mucho que hasta el amigo Quim Arrufat se emocione al respecto).

    En fin, querido contertulio, tengo que darle la razon, la calidad del debate democratico en España es deplorable, y particularmente en Cataluña es surrealista.

  2. Querido amigo,

    El problema de nuestra inmadura Constitución es que ha pasado de ser una garantía a una herramienta. Vagamente modificable e incapaz de responder a lo que en su momento se votó: los intereses de los españoles. ¿Acaso limitar el techo de gasto público es un imperativo mayor que los derechos y libertades de los españoles? (Es por ello por lo que supuestamente debe velar el Derecho Constitucional).

    En cuanto al derecho a la autodeterminación, tan solo puedo dejarte los casos de Estado Libre Asociado que los inmaduros y bananeros Estados de Estados Unidos y Alemania dan a Baviera y Puerto Rico.

    En cuanto a la Operation Banner, me parece un tanto oportunista, ya que tan solo se trato de dar respuesta a una guerrilla con una contrapartida que mantuviera paz y orden en la medida de lo posible. Me quedo con su desenlace y el transcurso de los últimos años. Toda ella salió adelante siempre en el marco de lo “políticamente posible” y valorando oportunidades políticas. Sin sobrerreacciones en ningún momento por parte del ejército británico.

    Tan solo una reflexión para comparar las antagonías de ambos Gobiernos ante un caso similar (evidentemente guarda diferencias históricas)http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/referendum-escocia-empuja-reino-unido-una-reforma-constitucional-sentido-federal-3536422 .

    De las condiciones del voto, de cómo, en qué condiciones votar y para qué fin, imagino que se tratará en su momento. Si sigo viviendo y tributando en Cataluña como hasta ahora, nos pondremos de acuerdo, cuento contigo para el no ;).

  3. 9N? says:

    Un final esplendido! Le felicito señor!

  4. jake says:

    Y yo que me pregunto cual será el texto legal de la futura “constitución catalana”… Imagino que este texto magno permitirá las consultas no refrendarias de cualquier localidad dentro de Cataluña, incluso que se vote la ruptura del marco legal que ampara todos los estamentos. También imagino que su propia vigencia será revisada en votación en cada generación porque al igual que el voto de la CE del 78 ya no es válido en 2000 (que los últimos 15 añitos han ido in crescendo hasta 2014 donde el canto del cisne del 9N debía ser el orgásmico cénit). ¿Arán debe votar el hacerse independiente? no quieren ser catalanes y tras la salida de España del tablero de juego será un tema “bilateral” con el “presunt honorable” (nueva titulación del presidente catalán) Me pica la curiosidad de por qué se mantienen los colores de la bandera del reino español de Aragón en lugar de establecer una nueva y totalmente inconfundible, que la hibridación con Cuba en la estelada queda algo forzada. Tengo muy claro el idioma oficial, desapareciendo el “cooficial” español-castellano. Así como que todos los que han estudiado en coles de pago en español-alemán, español-inglés y español-francés (por supuesto, hijos de dirigentes actuales) ejercerán su predominancia en los puestos con proyección exterior mientras que los catalanoparlantes puros tendrán que recuperar tiempo perdido. Tengo mis dudas sobre el sistema de gobierno, Pujol habría sido el indiscutible presidente de una República, ahora se sabe a lo que venía. Mas quiere de lo mismo hasta que llegó a su techo de cristal. Y vista la motivación cabe preguntarse hasta qué punto se va a ser cómplice de sus actos. Y seguimos con la huida adelante porque el morlaco -embolau- carga muy cerca.

Déjanos tu comentario crítico!

Top