Atrévete a Opinar

La cacareada compra de proximidad

By on 20/08/2014 in Boxed Society with 1 Comment

Vamos a analizar algunos aspectos contradictorios de la cacareada compra de proximidad. La cual debemos entenderla no sólo por lo que se refiere a los productos alimentarios, sino muy especialmente a los bienes de mayor valor añadido. De una parte tenemos beneficios ciertos: beneficios ecológicos – minimización del transporte en todos los casos, y en el alimentario, la minimización de aditivos conservantes para el tiempo del transporte, lo que a su vez representa un beneficio para la salud – pero también beneficios sociales y económicos, puesto que subimos el nivel de vida de nuestro entorno próximo y por ende el nuestro.

Pero también hay aspectos negativos

: en el caso alimentario, ahogamos las economías del tercer mundo que deben levantarse desde la producción agrícola y ganadera. En cuanto a los productos de mayor valor añadido, corremos el riesgo de apoltronar nuestras industrias, si el plus que les dispensamos es demasiado alto – deberíamos “censurar” el que compra un coche extranjero más caro que uno nacional equiparable, pero igualmente deberíamos “censurar” al que compra uno nacional que no sea competitivo con uno extranjero de prestaciones parecidas. El equilibrio de éste plus de “simpatía” es el problema que deberá solucionar la moral cultural de nuestro país, lo cual es harto difícil pero imprescindible.

Un símil, quizás arriesgado, es el de los hijos. Reírle inmerecidamente las gracias a un hijo, es convertirlo en un cretino engreído. Fustigarlo inmerecidamente es convertirlo en un inseguro que podrá terminar en un psicópata. El objeto del símil es más trágico, pero es más manejable, porque cada día hacemos esas acciones sobre nuestros hijos, unas mejores y otras peores, salvo las que hace la escuela, siempre peores; en cambio, en el caso de los coches solo hacemos la compra unas pocas veces a lo largo de una vida. Las acciones son mucho más contundentes y su corrección solo vendrá, si viene, en la siguiente compra, al cabo de varios años. En definitiva, tenemos un grave problema cultural a resolver y es muy urgente hacerlo. Que ustedes lo resuelvan bien, pero por favor: sean simpáticos.

Tags: , ,

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There is 1 Brilliant Comment

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Martí says:

    Será que estamos en agosto, pero este análisis es a mi entender, un tanto simplista.
    Proponer que las grandes superfícies incentivan las economías del tercer mundo es, cuando menos ingenuo. No es difícil buscar y encontrar a los propietarios de la grandes cadenas y no es precisamente un lobby filantrópico.

    Un servidor pondría de manifiesto el concepto de ‘consumo responsable’ que engloba todas las consecuencias y externalidades de comprar aquí o allá.

    Por ejemplo: hay que considerar seriamente el comprar en la cadena de supermercados Merdaloca cuando es notorio que el propietario está financiando cierta fundación que promueve ideologías reaccionarias (creo que se entiende ..)

    Un saludo y hasta septiembre.

Leave a Reply to Martí Cancel reply

Top