Atrévete a Opinar

Cristianismo es socialismo

By on 12/02/2013 in Boxed Society with 5 Comments

Con la caída del Papa Benedicto XVI, Ratzinger, ganan posiciones los sectores más derechistas del mundo católico, en especial el Opus Dei, Los Legionarios y Comunión y Liberación, partidarios de bloquear cualquier apertura teológica y limitar la asunción de los pecados desarrollados por representantes de la iglesia, principalmente los continuados abusos sexuales a niños.

Ganan los partidarios del difunto Marcial Maciel, el líder de los Legionarios de Cristo y la derechista Curia Romana, compuesta por los contrarrevolucionarios latinoamericanos, fundamentalistas integristas, corruptos, evasores fiscales e, incluso, los abogados de los pederastas.

Entre el terremoto institucional en el Vaticano y la crisis estructural del capitalismo global, es momento de recordar aquel cristianismo qué sí siguió la palabra de Cristo, vehiculando la religión como marco teórico transformativo de ayuda al humilde y redistribución de los recursos.

 

Orígenes y organización

Quien mejor encarna los sinceros ideales cristianos son las comunidades cristianas de base, la expresión práctica de la teología de la liberación.

Formadas desde las más bajas escalas socioeconómicas, se iniciaron en Brasil a principios de los 60, potenciadas por las obras y la acción alfabetizadora de Paulo Freire y jóvenes revolucionaros dentro de la iglesia.

Uno de los principales ejemplos fue el colombiano sacerdote-guerrillero Camilo Torres Restrepo, miembro del ELN. Otro sacerdote revolucionario fue el asturiano Gaspar García Laviana, quién se levantó con armas contra la dictadura de Somoza en Nicaragua.

El sector progresista del cristianismo proliferó a lo largo de Latinoamérica, estando presente en la Unidad Popular chilena, el MST en Brasil, sandinistas en Nicaragua, el FMLS en El Salvador, los zapatistas en Chiapas y en todos los territorios donde existía, y existe, pobreza, injusticia y desigualdad.

No fue un fenómeno exclusivamente suramericano. En Paris y Marsella proliferaron sacerdotes obreros que sintetizaban una teología marxista, como Suhard, Loew o Favreau.

comunidades cristianasSe estructuran de forma asamblearia y no se limitan a la repetición de la literatura y liturgia cristiana, ni pretenden usar la fe para justificar la resignación y la reproducción del orden desigual liberal, sino, justamente, usarla para la transformación del modus vivendi y potenciar medidas de mejora social y justicia económica. Se basa en un desarrollo de la comunidad, basado en la solidaridad, la colectividad, y la unión de las fuerzas mutuas para la mejora diaria y el liderazgo social.

Entre las actividades de cristianos de base en localidades de Nicaragua, se encuentra, por ejemplo, la vocación legalista para la recuperación de tierras indígenas, las reparaciones para los afectados de la Contra terrorista financiada por los EEUU, la revitalización de las comunidades, la autosuficiencia económica de los barrios, etc.

No son, -como ciertas, conocidas y difundidas ONG’s-, parches para un desarrollo menos problemático del capitalismo, sino fuentes de contradicción contra él, de creación de alternativas sostenibles, solidarias, socialistas.

 

Marco teológico

La teología de la liberación articula una simbiótica teoría económica y social materialista con la visión espiritual transcendente del cristianismo.

Se vehicula a través de un análisis interpretativo diferente al cristiano oficial de los referentes bíblicos, empezando por renegar del pecado original condenatorio a la humanidad de Adán y Eva, y de la denuncia a la manipulación escolástica del mito de Abraham.

Parten de la base que las clases más pobres de la sociedad son el núcleo principal, el punto de partida y referencia de la obra cristiana para conseguir la plena prosperidad y la felicidad.

Se enmarcan en postulados bíblicos como los Proverbios en el Éxodo “Los derechos del pobre son derechos de Dios” o Santiago 2:5 “Dios ha elegido a los pobres y estos son la opción preferencial para la salvación”. Según el evangelio de Mateo (5:3) “Jesucristo se identificó con los pobres y ese relacionamiento será el criterio principal del Juicio Final”.

La obra revolucionaria también se contempla en Hechos 2:40, “de la pobreza estructural se deben establecer nuevas relaciones sociales de comunión, de plena solidaridad, que permitan que todos aporten para que cada cual pueda resolver sus necesidades”. No hace falta mucho conocimiento del leninismo para comprobar la proximidad conceptual.

El ala izquierda de los jesuitas también apoya la teología de la liberación. Como opina Ignacio Ellacuría, “la globalización de la economía lleva claramente a la falta de solidaridad de nuestras sociedades. La Teología de la Liberación en Latinoamérica es la primera alternativa contra el capitalismo”.

 

Oposición del Vaticano

La teología tuvo enfrente el rechazo frontal de la cúpula romana, sobre todo durante el papado del antimarxista Juan Pablo II, quien rechazó cualquier vinculación entre el cristianismo y la justicia social.

Su perspectiva de interpretar el cristianismo desde los más pobres y sus valores radicalmente equitativos y participativos hacen chocar las comunidades con las estructuras parroquiales o los intereses de las clases dirigentes, siendo el último ejemplo la lucha de Casaldàliga contra los terratenientes brasileños.

monseñor RomeroOtro ejemplo fue el sacerdote salvadoreño Monseñor Romero, autor de la frase “la misión de la Iglesia es identificarse con los pobres, así la Iglesia encontrará su salvación”, y que fue asesinado en 1980 por las fuerzas contrarrevolucionarias financiadas por los EEUU.

Si bien Ratzinger ha tenido, y tiene, su oposición desde la derecha, la realidad es que él fue de los principales opositores teológicos a los liberalistas, y publicó una Congregación mostrando su rechazo, denunciando el análisis materialista como herramienta no científica para la teología, el totalitarismo del marxismo y, sobretodo, negando el obrar “con hechos” a partir de exponer que la lucha de clases representaba una violencia al amor de unos con otros y la unidad de todos en Cristo.

Buenas palabras que, ante la falta de alternativas de mejora material real, solo llevan a una ya conocida y centenaria equiparación del catolicismo con la resignación, aceptación de las desigualdades, e incapacidad de transformación de la realidad. El sacrificio de Cristo, en vano.

Uno de los principales procesos contra teólogos de la liberación fue el castigo papal a Leonardo Boff en 1985.

El caso más simbólico de oposición vaticana fue la escena de Juan Pablo II regañando en Juan Pablo II, Ernesto Cardenalpúblico a Ernesto Cardenal, el principal teólogo de la liberación nicaragüense. Cardenal, que era ministro de Cultura del nuevo gobierno sandinista fue a recibir al Papa en el aeropuerto de Managua. Frente las cámaras de todo el mundo, Juan Pablo II le increpó por propagar “doctrinas apóstatas”.

En los momentos actuales se hace más necesaria que nunca una Iglesia que huya de su actual estado parásito, corrupto y de inculcación de la resignación para un programa global de ayuda al desfavorecido, no solo desde una perspectiva periférica en un mundo globalizado, sino desde los sectores populares del primer mundo para liderar las luchas contra los desahucios, el paro, o la injusticia social.

La victoria de los grupos derechistas solo pronostican un prolongamiento de la Iglesia jerárquica como factor reaccionario, como ha sido los últimos dos milenios. El cristianismo de raíz socialista seguirá, contrapuesto, en su sitio, en las bases, lejos de la cúpula y entre la población.

 

Constantí Segarra

Boxedpress.com

Estamos en Facebook y en Twitter.

Tags: , , , , , , , ,

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 5 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Muy bueno tu artículo. Pienso igual que tu. Al menos en los países Latinoamericanos hay otra mentalidad en la Iglesia. Estan más con el pueblo y sus necesidades. Hay colegios católicos que tienen un alto porcentaje de niños y niñas que estan becados por ellos mismos. Inlcuso hay roperos infantiles para proveer de uniformes escolares.Es otro mundo mas solidario y mas activo.

  2. Ricardo Mena says:

    El cristianismo de Pablo de Tarso pactó con el poder. Y el poder lo corrompió. San Francisco de Asís sigue siendo un gran modelo para entender el auténtico cristianismo original y renovador. Santayana, Tolstoi, Gandhi, Buda, la lista de maestros es larga. Moraleja: no te ates a nada en este mundo. Algo no apto para cardiacos, sin duda, pero es que el mítico Cristo era un místico revolucionario, no un agente de seguros.

  3. tutu says:

    laberinto en la cabeza es lo que usted tiene amigo

  4. jake says:

    ¡Y todo empezó con un pesebre! pero en qué quedamos ¿es o no es el opio del pueblo?

  5. luisa Sanchez chuñil says:

    jamas Cristo podria ser opio del pueblo, y tampoco un guerrillero, pues , el nos dejo el legado de ” amense unos a otro ” no matence uno atro. El esta vivo en mi

Déjanos tu comentario crítico!

Top