Atrévete a Opinar

DETRÁS DE LA LEY INJUSTA

By on 27/10/2012 in Boxed Society with 4 Comments

Quiero abundar en lo dicho por Isabel Wagensthal al hilo de su sentencia:

“Parapetarse tras una ley injusta para que prevalezca la injusticia es éticamente repugnante y los que practican ese juego son unos inmorales.”

Efectivamente, como ya es costumbre, Isabel da en la misma camota. Se convierten en cómplices directos de la injusticia que resulte. Así es y así lo han mantenido cuantos filósofos se han ocupado del tema. Les listo unos cuantos de los más conocidos y cuyas posiciones podrán encontrar en la red sin dificultades.

Sócrates (que fue el primero en evidenciar que no era obligado obedecer las leyes contrarias a la conciencia), Aristóteles, Cicerón, Platón, San Agustín, Santo Tomas de Aquino, Hume, Habermas, Thoreau (quien establece el concepto moderno de “desobediencia civil”) Gustav Radbruch, Fromm, etc.

O activistas represaliados, pero ahora celebrados por todos:

Francisco de Vitoria, Gandhi, el movimiento de la Rosa Blanca, Luther King, etc.

O movimientos nacionales de resistencia que hoy nos parecen a todas luces dignos de alabanza: Hungría resistiendo el yugo austríaco que abolía la Constitución de 1847. Finlandia resistiendo la dominación rusa. El pueblo español quebrantando todas las leyes vigentes cuando se alzó en armas contra “el francés”, etc. O boicots, sabotajes, ocupaciones y  huelgas generales no legales, o simplemente movimientos sociales contra leyes injustas, como el de las inglesas para conseguir el derecho a voto, o el anti-apartheid sudafricano.

«perpetuar por medio del pincel las más notables y heroicas escenas de nuestra gloriosa insurrección contra el tirano de Europa», Goya

Cada día se dan, luchas entre leyes y damnificados. En países democráticos o no. En países avanzados o no. El legislador no siempre atina a ver los daños colaterales de sus preceptos. No se le puede condenar por ello; pero sí por templar gaitas cuando los daños son puestos de manifiesto.

Ahora podríamos elevarnos hasta perdernos en los laberintos de las nubes y entrar en las matizaciones más o menos iusnaturalistas; o en consideraciones sobre la emergencia y naturaleza del derecho frente a la moral, la ética y las costumbres; o simplemente en ponderaciones sobre hasta qué punto la desobediencia puede ser agresiva o simplemente pasiva, en cuyo último caso podríamos concluir en que debemos dejarnos aniquilar por la injustica de la ley injusta, como aceptó Sócrates y tantas otras víctimas.

Si bien es cierto que la ejecución de la víctima, por la ley injusta, magnifica hasta hacer delirante su injusticia, también lo es que las víctimas acostumbran a preferir que no se las ajusticie.

Si alguien critica una ley por injusta, antes de blandirla cual maza de Fraga contra el sujeto, debería asegurarse de que es justa y que sus efectos son loables.

Señores:

Antes de blandir la constitución para evitar la consulta a un pueblo que lo pida, pacífica, democrática y mayoritariamente, deben aseverar sin contemplaciones que dejarlo sin voz es justo.

Antes de sugerir que el pueblo no reclame su voz sin antes pedir el cambio de la constitución, sería decente que dijeran si ustedes estarán a su lado o en su contra.

Pedir que se intente algo que él mismo impedirá, es de un cinismo obsceno.

Y si creen en conciencia que amordazar un pueblo es justo, por favor no se acerquen a los sables, porque de la mordaza al degüello solo habrá un paso.

En definitiva: Amordazados, que ustedes lo griten en salud.

David Ben Moneta

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 4 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. jake says:

    Estimado Free

    Hace 6 años, 48% de votos para el Estatut 2006, sin “pistolas sobre la mesa” para usar una expresión de Dª Isabel W. y de ese 48% una cuarta parte, un 12% de ese 48 o el 25% de los votantes, para decir que “no” al Estatut.

    Es decir, democráticamente, sin presiones del estado centralista y con -perdonen la expresión- más “orgullo patrio y chulería que un ocho” (deseable en cualquier ejercicio del voto, lo digo con aprobación, no en modo denigrante) se presentaron menos de la mitad de los convocados a refrendar ese estatuto y fue aprobado por 1 de cada 3 catalanes con derecho a voto. ¿cómo se explica esa apatía?

    La abstención, siempre lo he dicho, no es una opción que pueda apropiarse ninguna de las opciones existentes. Asi, el 52% que no votó podría haber ido en uno u otro sentido, por lo que los resultados de cualquier elección serán siempre los mayoritarios y debe de ser respetada.

    Sin embargo, una mayoría conseguida en condiciones de democracia como la nuestra -sin policías en los colegios electorales- y que no llega al 35% de los votos tiene una legitimidad discutible en el futuro.

    Y digo discutible en el futuro porque aunque haya sido aprobada la moción -la que sea- puede ocurrir que en unos años, menos de una generación incluso, se vuelva a desandar camino diciendo que hay que votar en referendum democrático las opciones y leyes existentes.

    Esto es lo que ocurre actualmente con los resultados del referéndum de la CE, que fue aprobada por 2 de cada 3 catalanes. ¿cómo es que enarbolamos ahora que su voto democrático no fue respetado? podría entenderse así si la CE hubiese sido aprobada en muchas CCAA menos en Cataluña, y entonces el dilema estaría más que justificado, que el deseo de todos los españoles se impone por ley al de una CCAA. Pero este no es el caso, ¡un 91% de votos favorables frente al 75% del apoyo al Estatut!

    Me pregunto entonces ¿cada vez que hay cambio de gobierno el equipo que entra tiene que ratificar todas y cada una de las leyes existentes? sería la consecuencia del razonamiento de aplicación democrática que el autor sugiere en este blog. Es lógico que introduzca cambios que a su juicio sirvan para mejorar nuestra sociedad. ¿pero hay que votar desde la CE hasta el Código Civil? creo que coincidimos en que la respuesta es no, que la inseguridad jurídica sería patente. Lo que hoy es un derecho o una legalidad no puede dejar de serlo mañana. Es la base de un sistema legal con garantías.

    Nuestra realidad no es la de 1715. Entonces Cataluña pasó de ser española a ser un territorio en disputa por partidarios de un candidato a rey francés y otro español, fue conquistada primero por unos y luego por los otros, ahora resulta que los otros son malos…. No nos confundamos, fue una disputa dinástica en la que la independencia catalana nunca existió y que el ganador se llevaría el premio. De haber sido el francés hoy Cataluña y toda España seríamos franceses, al menos tendríamos mejor lencería que regalar.

    La foto de la carga de los mamelucos de Goya es simbólica pero es inapropiada por esto que he expuesto. No hubo conquista españolista de Cataluña como tal y sí hubo un pretendiente extranjero al trono español que propició una guerra de sucesión, nunca de secesión.

    Pero vayamos a nuestra historia más reciente, digamos medio siglo porque el medio anterior es rechazable por todos.

    No vivimos en el s XVIII, vivimos en el XXI. Tras una dictadura fruto de la sinrazón de una Guerra Civil se acordó unánimemente por las fuerzas políticas -esas que hoy son carne de guillotina- que “todos a una” y unas reglas de juego para todos. Independientemente de los errores de redacción de la CE, que no son tales sino los que pudieron ser acordados por unanimidad, se estaba de acuerdo en que reconstruir la nación era algo a realizar codo con codo. El aislamiento internacional de los regímenes dictatoriales para su erradicación, la necesidad de leyes acordes al derecho internacional para desarrollar el comercio y la apertura de la economía, todo eso provocaba la necesidad de un sistema democrático aceptable por todas las naciones. Ya no se admitirían absolutismos, dictaduras o regímenes militarizados.

    La existencia de una constitución -con una redacción u otra- era inevitable. El Reino Unido carece de ella, es cierto. Pero era uno de los ganadores de la IIWW y tenía poder para exigir lo que ellos no aportaban. Su democracia -también imperfecta como todas- era mucho mayor que la española de los 70.

    Por eso deduzco que si la CE no hubiera sido aprobada en aquel referéndum habría existido un nuevo texto, y otro gobierno temporal, y otro…hasta que o bien saliese uno aprobado con suficiente apoyo o bien estaríamos en un preludio de incertidumbre peligroso con el nivel militar de la España de aquellos años. Y Europa no habría permitido una nueva confrontación, habríamos sido intevenidos, nuevamente por ansia territorial de conquista pero enarbolando la bandera de la paz.

    Suárez lo hizo muy bien, hizo que entrasen a hablar todas las formaciones y que tras aprobar ellas el texto se movilizasen a publicitar, megáfono en mano, que el texto era aceptable por todos ellos.

    Entonces no existía esta partitocracia que hoy sufrimos, los partidarios de este y aquel se iban tranquilamente y si disentían de uno u otro podían optar por muchos otros, había una treintena de partidos políticos, no la miserable opción de hoy día entre un máximo de 4 ó 5.

    Ahora se invoca que el pueblo tiene derecho a decidir, y por la complejidad de las decisiones a tomar y las consecuencias que unos preven desastrosas y otros las ven paradisíacas, el que sale ganando es la abstención.

    No tardaron algunas regiones en invocar leyes, derechos y fueros medievales para ser un “caso aparte”, algo que va en contra del principio de igualdad de todos los ciudadanos (¿alguno tiene algo en contra de que todos seamos iguales ante la ley, ya sea catalanes, aragoneses, extremeños o europeos?). Bueno, pues fiscalmente resulta que sí somos diferentes y esas cesiones diferenciadoras son una de las semillas que han florecido en contra de aquel proyecto común.

    “Parapetarse tras una ley injusta para que prevalezca la injusticia es éticamente repugnante y los que practican ese juego son unos inmorales.”

    es una máxima en la que todos estamos de acuerdo, como la de “el hombre debe de ser libre”, etc. Luego resulta que existen supraestructuras a las que el hombre debe de contribuir, sacrificando en parte su libertad. Un policía sacrifica su tiempo y arriesga su vida, un bombero lo mismo, un barrendero trabaja por la comunidad…

    parapetarse en el agravio que pudiese tener el catalán durante el franquismo para a continuación hacer lo mismo en la educación actual puede verse de ese modo, como algo injusto. Aunque afecte a pocos.

    parapetarse en el agravio fiscal que pudiera tener Cataluña cuando gracias a la prosperidad conjunta de España en estos últimos 36 años ha conseguido un nivel alto de industrialización y desarrollo es también injusto.

    parapetarse en que la crisis económica afecta a los catalanes y que por ello se tiene el derecho a romper las reglas establecidas unilateralmente -como si las comunidades de propietarios pudieran hacer algo igual con el voto de una parte de ellos- es injusto.

    parapetarse en que lo que afecta a mi pueblo es solo competencia de mi pueblo sin pensar en las consecuencias que surgen para los pueblos de al lado y negar su legitimidad en aprobar o reprobar esa decisión, es injusto. Especialmente porque de esa decisión devendrán cambios fiscales, aduaneros, sociales y económicas que afectan a todos. Ese es el motivo por el que todos estamos legitimados para opinar que si un jugador se sale de la partida hay que votarlo. La decisión es del pueblo, de TODO el pueblo. no de ese jugador.

    A todos se nos ocurren injusticias en una y otra CCAA que lejos de ser resueltas se justifican en el incumplimiento de los otros para mantener la propia injusticia.

    Cataluña aprobó democráticamente la CE, y ahí se liga en 1978 y no en 1715 a toda España. No lo hizo hace un porrón de años o decenas de generaciones anteriores, lo hizo hace menos de 4 décadas. Muchos de aquellos votantes siguen vivos, tal vez cambiarían el voto pero nuevamente la abstención tendría algo que decir y aventurar el sentido del voto es parcial.

    Imaginemos una situación diferente, que una CCAA quisiera imponer e instaurar la pena de cadena perpetua. La CE prohíbe esa situación pero si hay mayoría en esa CCAA para adoptar esa norma. ¿tiene que respetarse la voluntad de la CCAA o la de todo el estado y sus ciudadanos?

    Hoy por hoy las reglas son las que son, si se quiere cambiar la CE hay que conseguir el apoyo suficiente, se cambia y se siguen las nuevas reglas. Un juego de tablero donde todos acuerdan la misma regla es un juego democrático. Un juego donde uno dice que para él no se aplica una norma, es un juego de anarquistas y que corre el riesgo posterior de que al anarquista le surjan anarquistas interiores, como es el caso de los araneses y de aquellas poblaciones que quieran seguir siendo españolas
    (serán pocas pero su democrático voto no sería respetado).

    Y así con cada generación. No es ser serio.

    Los toros se lidian uno a uno, cada injusticia, también. Si hay un problema fiscal debido a un pacto de solidaridad que se ha quedado obsoleto, soluciónese. Si hay un problema de idiomas en la educación y en su desarrollo de la sociedad, soluciónese sin mermar derechos de ninguno.

    Pero no se salgan por la tangente, la independencia no tiene que ver. No tendrían más autonomía que la que ahora se tiene dentro de una UE. Las leyes, eso sí, serían catalanas ahora, serían trasposiciones de las directivas europeas igual que las españolas lo son en este momento. El control de los impuestos, sería catalán pero en cuanto hubiera crisis ya vendría la Merkel de turno a sacar de la clase por las orejas al president.

    Y, democráticamente, con el derecho a decidir del pueblo catalán, se habría cambiado estar en una España bajo el dictado de la UE a estar directamente bajo el dictado de la UE. ¿eso es independencia? cortina de humo

    España no es la culpable, no es perfecta como Cataluña tampoco lo es, de hecho están muy lejos de serlo.

    Nadie dijo en el 78 que aquí se terminaba el camino sino que había que trabajar en labrar uno que valiera para todos. Y aquí hay uno que dice que su camino es suyo sólo y que los demás le importan un pimiento, tanto lo que opinen como lo que pueda ocurrirles.

  2. marti says:

    A Napoleón, un mensajero le transmite una inesperada novedad del frente.
    Napoleón: Pero.., lo que dice este soldado es disparatado.
    Asistente: Pués dígalo Su Excelencia y será totalmente cierto.

    Un cordial saludo

Déjanos tu comentario crítico!

Top