Atrévete a Opinar

El oscuro pasado de Juan Carlos I

By on 06/10/2014 in Boxed Society with 7 Comments

Desde la filtración de los datos bancarios de Jordi Pujol, muchos han aprovechado la oportunidad para arremeter contra aquellos que defienden la soberanía nacional de Catalunya. Puede que resulte rastrero pero también puede que con su juego sucio hayan podido hacer mella en el proceso de secesión. Por otro lado, el doble rasero con el que el Gobierno juzga moralmente a unos y a otros deja mucho que desear, además de dejar que la Constitución se quede en papel mojado.

Desviándonos del tema Pujol, cierto es que en todas partes cuecen habas, y en la Familia Real a calderadas. Así pues, vamos a dar un pequeño repaso a la vida de S.M. el Rey Don Juan Carlos para conocer si más no, aquellos acontecimientos que se han querido maquillar para no perjudicar al monarca más campechano que como súbditos hayamos tenido la suerte de disfrutar dentro del marco democrático, en el cual se le ofrecía el derecho de inviolabilidad, cuya naturaleza puede llegar a asemejarse en cierto modo al derecho de pernada vigente en la Edad Media.

Así pues, si nos centramos en los deslices extramatrimoniales que supuestamente tuvieron lugar años atrás por parte del Rey, encontramos a un catalán (Albert Solà) y a una belga (Ingrid Sartiau) que dicen ser hijos ilegítimos fruto de esos affaires. Albert e Ingrid después de someterse a pruebas de ADN pudieron comprobar que además de compartir la misma historia también compartían parentesco, puesto que obtuvieron un 91% de compatibilidad en dichas pruebas que fundamentan el supuesto vínculo por consanguinidad de ambos. Pero claro, teniendo en cuenta que Albert es mayor que Felipe ¡¿cómo va a ser verdad que un catalán hubiera sido el heredero del trono español?! Si fuera chino… ¿pero catalán?

Indagando un poco más en la vida de la familia de Juan Carlos I, encontramos al que en un principio debería haber sido un gran referente para él, su padre Juan de Borbón, el rey que nunca llegó a reinar. Es sabido que Juan, heredero al trono, encabezó la defensa de la causa monárquica en oposición al franquismo como es evidente tanto en el Manifiesto de Lausana como en el Manifiesto de Estoril, el cual se oponía totalmente de la Ley de Sucesión de la Jefatura del Estado, una de las más importantes del franquismo.

Pero aun existiendo dichas discrepancias con el régimen establecido, y aun habiéndose que trasladar a Portugal, el que por aquel entonces era conde de Barcelona, llegó a un acuerdo con el Generalísimo cuando el pequeño Juan Carlos tenía diez años para que éste pudiera cursar sus estudios en España. Tras las desavenencias existentes entre Juan de Borbón y Franco, Juanito al acabar el curso regresó a Portugal por orden de su padre y no fue hasta pasado un año cuando Juan Carlos pudo volver a España para finalizar sus estudios e ingresar más tarde en la Academia General Militar una vez cumplidos los 18. Durante las vacaciones de Semana Santa del mismo año en que Juan Carlos ingresó en la academia, es cuando se produce uno de los sucesos más oscuros de su vida. Así pues, en 1956 fallece Alfonso, el hermano menor de Juanito, según dicen de un disparo accidental por parte de Juan Carlos mientras jugaban… Vamos lo típico, lo que se suele hacer cuando te encierras con tu hermano en una habitación durante una tarde lluviosa. Lo curioso es que el arma homicida era un pequeño revólver del calibre 22, y que por sus pequeñas dimensiones era prácticamente inofensivo a una distancia prudencial, salvo en zonas vitales. Pero por desgracia de Alfonso la bala le penetró por uno de los orificios de la nariz provocándole la muerte de forma repentina. ¡Pues ya es mala suerte! Pero entonces hay algunas cuestiones que me vienen a la cabeza: ¿Y si no fue un accidente? ¿Qué habría  llevado a Juan Carlos a disparar el gatillo? Quizás el régimen tenía algo que ver, o no. Quién sabe… Yo por mi parte tengo mi teoría, pero puesto que no soy portadora de la verdad absoluta prefiero que cada cual se imagine lo que quiera.

Por otro lado, una vez fallecido Francisco Franco y habiendo antes nombrado sucesor a Juan Carlos, éste pasó a tener el título de rey en la Jefatura del Estado. Juan de Borbón se distanció de su hijo después de este acontecimiento tan importante de la Transición, y no fue hasta 1976 que padre e hijo se volvieron a ver las caras. Quizás Juan mantenía la esperanza de que una vez fallecido el dictador, Juan Carlos le dejase ejercer lo que por ley dinástica le correspondía, y digo esto porque me parece si más no curioso que no fuera hasta el 1977 cuando Juan de Borbón decidió ceder los derechos dinásticos a su hijo.

A parte de esto y asemejándose un poco al caso Pujol, en 2013, veinte años después de la muerte del que por aquel entonces era conde de Barcelona, salió a la luz la millonaria herencia que éste había dejado a su hijo. Una herencia valorada en 1.100 millones de pesetas que el Rey Juan Carlos I tenía en Suiza… De ahí la doble moral de la que me quejaba al principio, puesto que Cristóbal Montoro, por ejemplo, comentó que no era suficiente que Pujol pidiera perdón, pero claro, luego nos tenemos que contentar con un “lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir” del Rey al volver de Botswana.

Pero ahora me gustaría dejar el tema del dinero y las herencias aparte, y regresar al tema de las amantes que haya podido tener Juan Carlos. Entre todos los rumores que han aparecido a lo largo de su vida y de su matrimonio con Sofía de Grecia, el caso de Sandra Mozarowsky es el que más me llama la atención. Amiga de Bárbara Rey, Sandra tenía una carrera esperanzadora en el mundo del cine español puesto que empezaba a despuntar como actriz, pero según cuentan en la versión oficial, Sandra murió accidentalmente cayendo desde su balcón mientras regaba las plantas… ¡Pero fijaros en la foto! ¿No echáis algo en falta? Pues sí, como habréis podido observar en las fotografías que le hicieron un tiempo antes del suceso, en el balcón de su casa no había planta alguna. Además del detalle de las plantas, también es obvio que la barandilla es lo suficientemente alta como para resultar un tanto extraño que alguien se pueda caer accidentalmente.

copyof03302005121850am6iq3

Así pues, en la versión extraoficial del caso lo que se sabe es que la actriz estaba encinta y que el padre de la criatura era alguien muy campechano. En esta versión lo que se comenta es que Sandra iba a dar a conocer la verdad, pero cuando estaba a punto de cumplir el quinto mes de embarazo la actriz falleció.

sandratexto26lf

Y aunque quizás la extensión del artículo se me ha ido de las manos, no podría finalizar sin comentar antes la relación -ya conocida por todos- entre el Rey y Corinna, la princesa alemana, que fue destapada tras los sucesos de Botswana. Ese fue un punto de inflexión en la vida del Rey, dónde además de ser descubierto de caza en África con su amante por haberse roto la cadera, salió a la luz que Corinna vivía con su hijo en el Palacio del Pardo, deteriorando del todo la imagen de la Casa Real. Por este motivo Juan Carlos pidió disculpas; no porque le supiera mal haberse gastado el dinero de los españoles en ir de caza o en mantener a su amante, sino porque seguramente desde la Casa Real habría recibido un tirón de orejas. Este sería por tanto, el último escándalo que repercutiría en su vida como Jefe del Estado y llevaría a Juan Carlos a abdicar.

 

 

 

 

J.Miret

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 7 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Antón says:

    Jajajaja.

  2. Martí says:

    Con lo grande que es el mundo,el abuelo se fue con Mussolini, el padre con Oliveira Salazar y el hijo con Franco.
    No sé de que os extrañais, de casta le viene al galgo (o al podenco).

  3. jake says:

    Comparar los 6,1 millones de euros (1.100 millones de pesetas) de la herencia del ex-rey con los centenares que supuestamente recibió de su padre el ya no tan honorable… si el caso es “y tú más, y tú antes y antes que tú, yo”. Por cierto, para poner en situación, 1.100 millones de pesetas es el valor de medio edificio de los años 80 en el centro de Madrid. No es que fuese una herencia “real”. Y la costumbre de tener cuenta en Suiza, bueno, es la misma que el sr. Mas (padre), que España podía salir a tiros y solo saldría el que tuviera pasta fuera.

    En el 56 Juanca sabía que iba a ser rey…ah que no, que el calvo no iba por la monarquía (entonces) que habría un militar continuista -Carrero Blanco- y que solo al verse sin sucesión presenta a un príncipe. Mientras, con décadas de iluminación, el sospechoso dijo “me cargo a mi hermano que este pastel es para uno solo”. Pues va forzada la historia, no termina de cuadrar. Y visto el tiro del Froilán parece que lo que hay que hacer es revisar la armería que tienen al alcance los de la familia.

    Lo que más debe de hacer rabiar es que el campechano no gobierna, solo representa. Y claro, está fuera de crítica de gobernación. Solo se puede criticar su familia. Digno de Telecinco.

    Curiosa la foto de la terraza de la actriz suicidada cuya preconclusión es que iba a tener un bastardo real y no era aceptable por lo que se comete “suicidio”. Y digo curiosa la foto porque en la calle Barquillo de Madrid no hay un solo edificio que tenga balcones así. No es una calle larga, solo hay un parque que podría ser el que se ve en la foto y son edificios centenarios. Así que de donde cayó no es el balcón de la foto y la barandilla “imposible de accidentar” no es la que se ve. Los que conocemos esos balcones sí sabemos que son engañosos aunque no para caerse y no tienen espacio más que para revivir plantas.

    Es el texto el que le pone donde estaba, la CE, el que escuece. Y que fuera inapelable el voto catalán de aprobación es un clavo al rojo en el zapato de alguno.

    Ojo que los hay peores: el sucesor británico es más feo y también hizo de su matrimonio un culebrón con cadáver en el armario. Al menos nuestra reina alegra la prensa rosa (mu flaca pero guapa). Y si vamos por repúblicas… nada que mejore el ambiente.

    Y es que siglos después de una guerra de sucesión en la que media Cataluña pasó a Francia -cosas de apoyar al que pierde- se sigue con ganas de mostrar desunión de manera infantil.

  4. Nacho says:

    Las fotos de la terraza no corresponden a ningún edificio de la calle Barquillo, si no a la calle Álvarez de Baena, donde estaba el domicilio familiar.
    Lo que sí parece más que probable es que el alquiler de la vivienda de Barquillo no lo pagase ella, puesto que fue precisamente en 1977, año de su fallecimiento, cuando se rebajó la mayoría de edad legal de 21 a 18 años. Sería muy complicado que se lo hubieran alquilado a ella directamente.

  5. JordiP says:

    Bueno, acepto que Vd. no se lo crea. Yo lo viví de bastante cerca y, la verdad, el asunto olía bastante mal. En cuanto al voto catalán, igual que para el del resto de los españoles, la disyuntiva electoral era “seguir como estamos” o “iniciar una aventura hacia un futuro posiblemente mejor”. Lo que se votó inapelablemente fue, pues barrer el sistema. Con los pobres y decepcionantes resultados que ahora conocemos. Por cierto, gran historiador: la parte del Reino de Aragón que Felipe IV regaló pasó a Francia no fue el 50% de Catalunya, sino apenas el 20%. Terreno y habitantes. Y lo hizo sin consultar las Cortes de Aragón. Y no fue por la guerra de Sucesión sino unos 50 años antes, a resultas de la guerra dels segadors de 1640. Quizá le conviene repasar. De manera que, ante estas muestras de erudición, no voy a analizar el resto de sus disquisiciones, no sea que pueda encontrar otras “rugosidades”. No hay de qué.

  6. Si el suceso ocurrio en la calle barquillo, seguro que la suicidaron porque su domicilio era en la calle alvarez de baena 3. ¿que plantas regaba en barquillo?.

Déjanos tu comentario crítico!

Top