Atrévete a Opinar

El oscuro trato mediático sobre el independentismo

 

Grandes analistas sociales, reputados periodistas y opinadores de ámbito nacional. Mal. Muy mal. Realmente esperaba más de vosotros. He querido dejar pasar un tiempo antes de disponerme a hacer un artículo así. Pero pasados ya más de diez días desde la archianalizada manifestación del 11 de Septiembre estoy empezando a percibir síntomas ciertamente preocupantes. No me preocupa tanto la inexistencia de un análisis realista y serio, como la extensión de una serie de clichés y creencias que poco a poco se van asentando en los artículos que analizan la actual relación Cataluña-España.

Hay varias posturas hirientes al respecto, pero me centrare en dos de ellas que parecen haber abducido a un elevado número de los articulistas nacionales. La primera y más extendida es la de tratar el independentismo como algo coyuntural. Una percepción falaz fruto de confundir la expresión pública de una idea con el arraigo que ésta tiene en la sociedad. ¿Cuántos de ustedes han ido a una manifestación en defensa del derecho de los ciudadanos de Coreanos del Norte a vivir en democracia? Puede que ninguno ¿Pero acaso la mayoría de ustedes no cree que esa sería la mejor opción para este país? Algo parecido sucede con el independentismo en Cataluña. Pensar que es la desesperación la que lleva a la gente a optar por la independencia es una aberración en toda regla. Uno no se hace independentista de la noche a la mañana, en todo caso decide expresar su independentismo según las circunstancias. Y es justamente esto: la expresión de este independentismo, lo que podemos considerar coyuntural. Nunca el independentismo en sí. Obviamente la situación actual favorece que la gente esté más dispuesta a reclamar lo que considera suyo (la autonomía) en manifestaciones populares, de la misma forma que la guerra de Iraq de 2003 favoreció que miles de personas se manifestaran por la paz en España. Pero si en 2003 a nadie se le ocurrió buscar las causas del “repentino aumento de pacifistas en España”, en 2012 el análisis sobre “el repentino aumento del independentismo” parece ser una constante. Una costumbre que roza lo ridiculo. La gente es independentista porque tiene un fuerte sentimiento nacionalista o porque esta convencido de que las relaciones con el estado español son básicamente perjudiciales. Más allá de discutir la veracidad o no de estas convicciones, lo que está claro es que son convicciones fuertes, poco volátiles y raramente modificables a lo largo de la vida de una persona. Claro que alguien puede cambiar su postura al respecto del independentismo, pero nadie normal lo hará demasiadas veces a lo largo de su vida.

Partir de la base de que el independentismo es algo coyuntural y volátil es un punto de partida para otro tipo de observaciones igualmente erróneas y que, por cierto, dejan en bastante mal lugar al criterio de los ciudadanos catalanes. Entre ellas destaca la afirmación de que el independentismo ha surgido fruto de los intereses cortoplacistas de uno u otro partido. He leído ya bastantes artículos culpando (sí, culpando) del independentismo a Rajoy o Mas. Atribuyéndoles a ellos el mérito político que supondría haber reunido a millones de personas por una misma causa.¡Por el amor de Dios! Si acaso alguna vez existieron políticos con esa capacidad de convocatoria seguro que no fueron Rajoy o Mas. Claro que los partidos políticos hacen política: obviamente CiU está aprovechando las manifestaciones independentistas para dar fuerza a sus reclamaciones fiscales. De la misma forma miembros del PP o el PSOE utilizan el catalanismo con fines partidistas. Pero cuidado, utilizar el independentismo no te transforma en su creador. Cómo ya he comentado, los motivos que llevan a alguien a ser independentista suelen ser demasiado profundos como para fluctuar fácilmente con las declaraciones del político de turno.

Uno puede pensar que estas interpretaciones son fruto del desconocimiento, la falta de reflexión , o la carencia de sentido común. Pero afirmar que el independentismo es algo transitorio puede no ser algo tan ingenuo. Fomentar esta visión da un cierto respaldo moral a todos aquellos políticos que se niegan a tratar el tema. Sin duda todos los esfuerzos que se están haciendo para presentar al independentismo como el capricho temporal de una ciudadanía desesperada es un balón de oxígeno para aquellos políticos que se resisten a afrontar el tema.

La segunda postura que se esta extendiendo como la pólvora entre los artículos de ámbito nacional va de la mano con la primera y consiste en identificar el independentismo con la irreflexión. Suele hacerse de una manera elegante y diplomática. El discurso en estos casos gira entorno la idea de que la sociedad catalana “no sabe” realmente lo que quiere decir con “eso” del independentismo. Para solventar este problema, el periodista hacelo que es sin duda todo un ejercicio de altruismo consistente en explicar a los catalanes todos las cosas malas que les sucedería en un estado propio. Desde la atroz amenaza de expulsión de la Union Europea, hasta el fin de las relaciones comerciales con el resto de España, pasando por temas más banales como el final de la proyección mundial del F.C Barcelona. Esto son sólo tres ejemplos, pero cualquier observación parece válida a la hora de presentar el independentismo como algo irracional, poco meditado y fantasioso.

En primer lugar hay que decir que es toda una paradoja que la mayoría de argumentos “racionales” en contra de la independencia sean de tipo económico cuando estamos hablando de una comunidad autónoma con un déficit fiscal cercano al 9%. Pero sin entrar a valorar esto, lo cierto es que si analizas un poco a fondo todos estos argumentos, te das cuenta de que entran rápidamente en contradicción con el mundo moderno, y sobretodo con la actitud diplomática del individuo que los presenta. La expulsión de la Unión Europea, por ejemplo, es una expulsión que solo sucedería en caso de que el gobierno español vetara de forma explicita la inclusión de Cataluña en la Unión apelando a la inconstitucionalidad o unilateralidad del proceso. Es decir la enseñanza es la siguiente: nos os conviene independizaros de España, porque si lo hacéis ella os hará la vida imposible (podéis ver un análisis más profundo sobre este tema en particular en el post ¿Cataluña independiente quedaría fuera del Euro? ). Más de lo mismo sucede con los argumentos de tipo comercial, que son si cabe más absurdos. Pensar que una región Europea entre Francia y España pueda estar comercialmente cerrada es una idea de otra época…puede que incluso de otro planeta. Multitud de países que no están en la Unión Europea comercian de manera fluida con Europa. ¿Acaso no beben ustedes Coca-Cola? Pues les contaré un secreto: no es una marca europea. El hipotético bloqueo comercial que muchos diarios venden como “algo necesariamente ligado a la independencia, y que perjudicaría enormemente al empresario catalán” no tiene justificación legal alguna. España no tendrá nunca ni la capacidad ni el interés en bloquear comercialmente a un futurible estado catalán. Y si se empeñara en ello, todo lo que superara en formas al tristemente célebre “boicot al cava” sería duramente criticado por todo tipo de organismos internacionales. Ni siquiera me molestaré en tratar el tema futbolístico, porque considerar este tipo de variables en una ecuación tan seria me parece una insensatez (y lo dice un culé en toda regla).

En definitiva, este artículo es un llamamiento a la sensatez y al sentido común de todos aquellos analistas y periodistas que están tratando de forma poco honesta el tema del independentismo. Tenéis que estar a la altura del debate que se está generando. No podéis cerrar los ojos ni enrocaros ante un asunto relacional tan importante. El independentismo catalán no es ni una moda ni el capricho de una sociedad insensata. Es una postura que, según todos los sondeos, es mayoritaria en Cataluña. Y Cataluña, no lo olvidemos, está en un marco democrático. Como opción democrática, el independentismo merece todo el respeto del mundo, así que dejad de juzgar sus fundamentos y empezad a analizar sus consecuencias.

 

Damian Rice.

 

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 25 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. unocualquiera says:

    Siempre lo he dicho y lo repetire las veces que hagan falta: mirad las dos caras de la moneda, no sólo una de ellas. Me parece que lo que decís en el articulo en gran parte es verdad, los que están en contra de la independencia sacan datos negativos de las consecuencias que se podrían producir en caso de independencia. Ahora bien, los que están a favor de la independencia tampoco se quedan cortos en optimismo: que si superaremos en PIB a Dinamarca o Suiza, o que saldremos de la crisis más rápido que nadie.
    Al final todo esto no dejan de ser especulaciones -como lo que pasa en los malditos mercados, que ultimamente estan muy calladitos- porque nadie tiene una bolita mágica que diga lo que pasará en el futuro, así que cada uno que juzgue lo que crea conveniente y no vengamos aquí que si unas opiniones son más válidas que las otras. Porque por desgracia en este país, todos los medios de comunicación han dejado de ser unos medios para difundir información objetiva para ser medios para difundir opiniones subjetivas. El dia que encuentre un sólo periódico que exponga todos los pros y los contras en cualquier cuestión, me alegraré por encontrar el primer medio independiente de este país, mientras seguiré soñando y mezclando el café con leche a mano.

    • Damian Rice says:

      Buenas tardes.

      Antes que nada agradecer tu participación en el foro.

      Estoy muy de acuerdo en que los medios independentistas miran sólo una de las caras de a moneda. Pero toda la prensa nacional compensa, en cierta forma, este efecto. En la prensa nacional, en cambio, difícilmente encontrarás análisis acerca de las ventajas que obtendría Cataluña con la independencia.

      CS tiene un post al respecto (http://boxedpress.com/economia/el-full-de-ruta-per-la-independencia#more-564), en el que anima al movimiento independentista a realizar una reflexión y un estudio serio y realista sobre los problemas que supondría el independentismo. Propone este proceso como parte esencial de la propia propuesta independentista. Precisamente ese artículo lo hicimos en catalán porque entendemos, al igual que tu, que es una reflexión que deben hacer los catalanes. Por la misma razón este post lo hemos hecho en castellano porque consideramos que es el resto de España quién debe hacer la reflexión inversa, y ver que Cataluña también tiene cosas que ganar con la independencia.

      Saludos cordiales.

    • JuanDe says:

      el coste humano será terrible para satisfacer la ambición de los políticos.
      No sólo España vetaria la entrada de Cataluña en Europa, también lo harian Francia e Italia y todos los paises con problemas de independentismo para que sirviera de ejemplo en sus propios paises y como ya sabrás, para que un pais ingrese en la Europa comunitaria tiene que ser por unanimidad de todos sus miembros.
      El boicot al cava de hace unos años, aplicaló a todos los productos catalanes, la huida de multinacionales y empresas que se dedican al comercio con el resto de España, el turismo nacional, aranceles y cientos de cosas más.
      Tú todo esto no lo verías lógico y te puede parecer surrealista, pero es lo que ocurrirá. Lo triste es que a la gente común la política le da igual y sin embargo se ve arrastrada por esta marea ocasionada por unos políticos que sólo buscan satisfacer sus ansias de poder.
      Lo más importante que tenemos es el cuerpo, mantenerlo vivo para poder disfrutar de las cosas que nos rodean, pero para esto hace falta trabajar, el ser humano debería elegir simpre la opción que le permita seguir vivo más facilmente durante el mayor tiempo posible. Cambiar a unos politicos por otros iguales que dicen ser mejores, para luego seguir igual, no vale la pena.
      Se destrozarán muchas familias y vidas por el camino. Hay que ser egoistas para sobrevivir y desde luego, el camino por los que nos quieren llevar los independentistas no es la mejor opción. Que nos dejen vivir en paz y no hipotequen nuestras vidas con sus sueños de poder.

      • Jan says:

        Me parece una absoluta falta de respeto la implicación de que por la supuesta insensatez de los independentistas “Se destrozarán muchas familias y vidas por el camino. Hay que ser egoistas para sobrevivir y desde luego, el camino por los que nos quieren llevar los independentistas no es la mejor opción”. Yo sólo veo vaticinios infundados y conclusiones que se asumen a sí mismas. Podría Ud. haber resumido el artículo simplemente con un “uy uy, que vienen, que vienen”

  2. Jan Ednoc says:

    No hay nada mala en juzgar sus fundamentos, los del independentismo, desde fuera no parece más que un complejo de superioridad rayano con el racismo. Crear una frontera sin motivo, distinto de “semos mas guapos”, es egoísta o totalmente estúpido y no tiene nada que ver con la democracia. Es fácil confundir democracia con sufragio, muy fácil. Pero todo esto, lo escrito hasta aquí, reconozco que es discutible. Lo que es indiscutible es que son incompatibles el nacionalismo separatista, el europeísmo y la honestidad intelectual.
    Lo que tampoco es discutible es que gran parte de la industria que hay en Cataluña, está en Cataluña porque Cataluña está en España, pretender que Cataluña se separe de España y que España se conforme con que esas industrias permanezcan en Cataluña… es infantil. No harían falta bloqueos bastarían aduanas incluso métodos más sutiles para clarificar la situación, no es creible que en esto España se dejara amedentrar por organismos internacionales, ni que los “mas ricos” aprovecharan una crisis grave para intentar dejar tirados al resto resulte simpático entre europeistas ¿Quién querría tener de socio a Cataluña?.
    La secesión tendría consecuencias económicas negativas para todas las partes, para Cataluña catastróficas. Eso es lo que pienso y no lo digo por sembrar el miedo entre los independentistas.

    • Damian Rice says:

      Buenas tardes Jan.

      En primer lugar agradecerte la participación en el foro.

      Estoy de acuerdo en que es interesante analizar los fundamentos de las cosas. No obstante creo que ya hay demasiados artículos analizando este aspecto. No he visto tantos, en cambio, intentando hacer un análisis objetivo de las implicaciones que tendría el proceso independentista.

      Respeto tu opinión de que no tiene sentido el independentismo dentro de Europa. Es una opinión, además, muy extendida. Pero en plena crisis de la deuda pública, este tipo de “paradojas” pueden tener bastante más sentido del que pueda parecer a priori. Partamos de la base de que el sistema de solidaridad fiscal en España es un desastre. No tiene sentido que dos de las tres comunidades autónomas más ricas del país (Navarra y el País Vasco) tengan un régimen fiscal que les permita tener deficits fiscales cercanos al zero mientras comunidades como Cataluña (cuarta comunidad en PIB/capita), Valéncia (duodécima comunidad en PIB per cápita) o Baleares (séptima comunidad en PIB/cápita) tengan que asumir el segundo tercero y cuarto puesto en términos de solidaridad fiscal. Sencillamente son comunidades que están asumiendo una solidaridad (no electa) más allá de sus posibilidades reales.

      Supongo que cuando sobre una de estas comunidades planea, además, la sombra de un rescate económico (originado por una deuda acumulada que se subsanaría con sólo dos años de déficit fiscal). Uno se pregunta si tiene algo de sentido mantener un sistema de solidaridad tan descompensado. Si además hay sentimientos nacionalistas y de afinidad cultural, el independentismo acaba apareciendo cómo la via de escape más razonable para muchos ciudadanos.

      CiU lleva más de veinte años fomentando la reestructuración fiscal del país. Han pactado con todo tipo de gobiernos y estado durante años en el poder sin plantear vias independentistas. Cuándo ellos mismos reconocen (cómo hace el propio Jordi Pujol) que Cataluña no tiene encaje en la concepción actual de España, es porque hay resistencias dificilmente salvables con el modelo de país.

      Afirmaciones como “que hay empresas que están en Cataluña sólo porque Cataluña está en España” son también bastante discutibles. Las empresas suelen valorar elementos como la demanda interna, las infraestructuras, la situación geografica, la mano de obra o la facilidad de trato institucional. Las cuatro primeras dificilmente variarían en caso de independencia. La segunda sólo podría mejorar (en el supuesto de plantear una Cataluña europea). Si una empresa quiere instalarse en algún lugar de España que facilite las relaciones institucionales no irá a Cataluña, sino a Madrid capital. Es lógico que así sea, y por esta razón la mayoría de sedes de empresas internacionales están situadas en Madrid.

      Obvio que no todo serían facilidades. Cataluña debería asumir parte de la deuda pública española, así como replantear su papel internacional e intraeuropeo, pero ojo. Decir que Catalunya debe todos sus éxitos a España es tan absurdo como pensar que todos sus males son originados por ella.

      • Jan Ednoc says:

        Si Zapatero ganó las dos anteriores elecciones es porque ganó en Andalucía y en Cataluña, porque en el resto de España perdió. Quién sistématicamente ha estado terminando apoyando los presupuestos generales es CiU. En los últimos 16 años se ha cambiado el sistema fiscal 3 veces siguiendo las directrices que vienen de Cataluña. Cataluña siempre ha tenido la voz cantante al respecto, si no ha funcionado igual debería empezar a escuchar.
        Tanto Navarra como el País Vasco también tienen balanzas fiscales negativas y su régimen fiscal es una excentricidad que debería de extinguirse, pero es difícil hacer extinguir, no que imitar.
        El gasto por habitante del Estado en Cataluña es similar, en realidad ligeramente superior, que el realizado por ejemplo en Castilla y León, que no es más rica y el grado de dispersión de la población opera en distinto orden de magnitud.
        Hace tiempo que la Generalitat no publica los datos de la balanza fiscal por el método carga-beneficio, todo el mundo es consciente que es por que da superavit.
        La economía en Cataluña es más española incluso que la economía en Castillla y León, sigamos poniendola como ejemplo. Es mayor el peso, en Cataluña, de las empresas en que su mercado objetivo es España (y no Europa, el mundo, el municipio o Cataluña) que en cualquier otro lugar del mundo. De ahí el enorme desfase de la balanza comercial Cataluña-resto de España que solo es lógico y mantenible dentro de un mismo país. Son empresas ubicadas en Cataluña, pero en el sentido de dónde son mantenibles, son empresas netamente españolas, están en Cataluña por que Cataluña están en España, de otra manera estarían, ellas u otras con una función similar, en otra región de España.
        Cataluña fuera de España sufriría un deterioro comercial que unido a la crisis actual y a los problemas evidentes de financiación, suma a lo que ya tiene que financiar el 18% de la deuda española pagados además con bonos-basura, le llevaría a situaciones cercanas al hambre y a conflictos sociales cercanos a la guerra civil.

  3. Yakisoba says:

    Señor Damian, cree usted que a Catalunya le interesa entrar en el euro?
    No nos facilitaría el turismo y la exportacion disponer de una moneda propia que podamos controlar?

    • Damian Rice says:

      Buenas tardes yakisoba.

      Es una interesante pregunta. En el ámbito económico hay una vertiente que consideraría un “experimento interesante” la marcha griega de la unión monetaria, precisamente para comprobar la teoría de si estar fuera del euro generaría más efectos beneficiosos que perniciosos en la economía de un país poco competitivo.

      Actualmente, con un gobierno alemán empeñado en no realizar expansiones monetarias, las bondades del control propio de la moneda deberían valorarse. Aunque hay que ser prudentes con este tema. El recibimiento de los mercados de una nueva moneda siempre es incierto. Sobretodo si se tratara de una escisión de un país actualmente bastante mal valorado por los mercados internacionales.

      Los datos de la economía catalana tampoco son extraordinarios. Es cierto que el PIB per cápita es más alto que el del resto de España. Puede incluso que la reducción del déficit fiscal permitiera al país mantener un déficit público sostenible. Pero la inestabilidad político-económica que generaría la independencia y un paro superior al 20% podrían compensar con creces estos efectos. En general la independencia generaría incertidumbre (por lo menos a corto y medio plazo), y la incertidumbre no suele sentar bien a ninguna economía.

      Saludos cordiales

  4. Rodrigo Diaz says:

    ¡Viva España Una Grande y Libre! ¡Democracia, Libertad, Paz y Prosperidad!

  5. Rodrigo Diaz says:

    Nazis, Comunistas, Nacionalistas de diverso pelaje y Fanatísmo Religioso son el cáncer de las sociedades actuales. No a los nacionalismos y ojo avisor al resto. No me fío un pelo de Alemania. Nos pretan sólo para pagar intereses de deuda pero ni un centimo de euro para crear empresas. De modo que se queden con el rescate. Prefiero morir de pie que vivir de rodillas.

  6. marti says:

    Sobre el tema del artículo (los media) creo que habría que distinguir claramente los de consumo interno y los de consumo externo. Ésta distinción no viene estrictamente por la fuente, ya sabemos que Internet permite leer cualquier periódico del mundo. Más bién viene dado por la orientación claramente diferenciada:
    El consumo externo; incide en lo malo que es el independentismo (llamado separatismo) ya que se trata de nazionalismos (sic) tribales y que demuestran egoísmo y desagradecimiento. Esto no es nuevo; se trata de la versión aumentada de la pésima reputación que tenemos los catalanes en España. No entraremos en detalles, pero existen periódicos de principios de siglo XX con las mismas frases.
    Como que es inútil intentar convencer de lo absurdo de esta creencia, no le vamos a dar más vueltas. Allá cada cual.
    Pero existen los medias de consumo interno ( generados interna o externamente).
    Como era previsible están regidos por una táctica definida y que puede ser ésta:
    1er paso: generar todo tipo de dudas sobre la continuidad de la prestación de jubilación, paro, etc Con ello se incide en la población más vulnerable y su miedo puede trasladarse al resto de la familia. Para ello, se pueden apoyar en pretendidos estudios económicos ad hoc. Por supuesto todo ello, en España está garantizado.
    2o paso: amenaza de todo tipo de calamidades macroeconómicas: exclusión eterna (sic) de EU y del Euro. Reducción del PIB a niveles de Uganda. Conspiración con grandes empresas para que abandonen este odioso nuevo pais. Si todo esto no funciona hay que pasar al siguiente:
    3er paso: Amenazar ( y provocar?) un grave conflicto social. Para ello se apelará a la procedencia de los catalanes, su lengua materna y todo tipo de artimañas para dividir la sociedad entre catalanes y españoles.

    La conclusión es que, ya que estamos en la sociedad de la información, todos deberíamos hacer un cursillo de autodefensa para que no nos manipulen ni nos tomen por tontos. El hombre es el único animal que es capaz de actuar en contra de sus intereses si está convenientemente desinformado
    Seguirá otro post sobre la estrategia independentista.

    • Jan Ednoc says:

      Está claro que no se puede ser bueno sin ser catalán. Como no se puede convencer de lo absurdo de pensar lo contrario pasamos a lo siguiente.
      Lo que es justo, y democrático, es que el marco jurídico que afecta a 100 lo decidan entre 18 en función de sus intereses. Ole por ti.
      Lo que es justo es que los que no quieren estar con unos ¿oleran mal? luego quieran compartir club.
      Lo que es justo es que los que han decidido los cuatro últimos cambios en el marco jurídico sigan manifestándose engañados.
      Lo que es justo es que la Generalitat haya decidido no dar los datos de la balanza fiscal en terminos carga-beneficio (los que se consideran más realistas)
      En fin…
      Si ya me lo decían de mi de niño: noto cierta maldad en la mirada: Era que no era catalán, pero mi entorno, burros mesetarios, no acertaban con el diagnóstico.

      • marti says:

        Admiro su sentido de humor, pero debo hacer un par de puntualizaciones: aquí no hay ni buenos ni malos, solo hay una no simpatía general en España hacia los catalanes. Esto se remonta a varios siglos atrás y, al ser una creencia, es impermeable a las razones que intenten demostrar su irracionalidad.
        Laa balanzas fiscales debe darlas el Ministerio ( última en 2005) ya que competen a todas las CCAA. (no pongo el link por si hay hackers). Véase que están en flujo monetario y coste-beneficio.
        Las leyes que se han promulgado han salido de las Cortes Españolas. En su composición, los partidos catalanes siempre han sido minoritarios.
        Un cordial saludo.

        • Amm says:

          Esa no simpatía que usted menciona, ¿la ha corroborado viajando por España o simplemente se ha informado por medios catalanes?

          • marti says:

            Viajando, o mejor dicho, trabajando

          • Pargo says:

            Es extraño. Nací en Madrid y vivo en Madrid, tengo varios amigos catalanes que viven en Madrid y la mayoría de ellos, cuando tocamos el tema, echan pestes de los medios de ambos bandos (nacionalista-independentista) que se centran, dicen, en crear una guerra ficticia que no es real.
            Por otro lado, la carga fiscal en Cataluña es desmesurada y habría que corregirla y, desde luego, el federalismo sería la mejor opción y, ya de paso, eliminando las “facilidades” vascas y navarras que son de chiste.
            Conozco a algunos que sí tienen una especie de rencor a lo catalán, pero creo que no es falta de simpatía, sino falta de empatía que, yo creo, se ha logrado con esa guerra ficticia entre medios de comunicación. La empatía con lo catalán partiría teniendo en cuenta que su problema es un problema que nos afecta a todos (que creo es la realidad). Por otro lado, la falta de empatía comienza con el sentimiento de diferenciación (que sin empatía es harto negativo), seguido del sentimiento de separación (irreal, pues independentismo según yo lo veo no es separatismo), terminando con un sentimiento de repudia por no ser lo que ellos quieren ser. Es decir, si se hubiese enfocado desde el principio de otra manera (desde ambos lados comunicacionales) quizá se hubiese llegado a la empatía (que muchos, como yo, tenemos con los catalanes) y eso habría facilitado una relación social mucho más tranquila y sostenible. De más decir que la falta de empatía en esas “pocas” personas, existe en ambos lados, tanto en el nacionalismo como en el independentismo. Tanto en Madrid, como en Barcelona.

          • marti says:

            Mis sinceras felicitaciones al Sr. Pargo. Ha hecho un profundo análisis que suscribo en su totalidad practicamente. Mis pequeñísimas discrepancias: el federalismo que hace 30 años debería estar en marcha, desde Cataluña se ve ahora como un arroz pasado. Y ahora, estamos donde estamos y no sé como acabará.
            Rectifico mi comentario anterior; no se trata de no simpatía, es falta de empatía mutua. Quién empezó, no importa.

  7. marti says:

    Con respecto a la estrategia independentista, seguimos el mismo criterio y la dividimos entre consumo externo e interno:
    Hablar de media independentista como divulgación de sus motivos para el consumo español podría ser un contrasentido. En efecto, los periódicos de papel españoles se mueven entre la indiferencia a la más absoluta hostilidad. Pero es un camino a recorrer ya que el proceso solo tendrá lugar con una mínima complicidad española.
    Es difícil;sin duda, por los prejuicios existentes, en la mayoría de casos por desconocimiento. Todos los anteriores intentos de pedagogía sobre el hecho catalán (sin la independencia) han fracasado.
    De cara al interior; los periódicos y webs afines a la Independencia tienen solución para todo; incluso se podrían subir las pensiones un 20%!
    Pasados estos primeros momentos de euforia, hay que tener criterio para analizar qué es factible y qué es claramente una exageración.
    El proceso en sí será complejo ya que previsiblemente habrá que convocar un referendum. Todo esto que de momento, queda obviado, tendrá que ser explicado de forma realista.
    Desde el punto de vista económico, o sea de bienestar, hay muchos interrogantes. Del mismo modo que no seremos Uganda tampoco seremos Noruega, por lo menos de forma inmediata.
    Sobre todo, en lo que respecta a la pertenencia a la UE y al Euro. Como bien apunta el articulista, no tendría sentido expulsar a un territorio que ya está dentro ni para Cataluña ni para España ni para Europa. Esto es crucial para determinar el modelo de pais que nos espera.

    Repito mi comentario anterior; hay que ser críticos, meticulosos con la fuente de información, ya que a fuerza de repetición, nos pueden convencer que un “cuadrado” es un “círculo”. Sólo son palabras (Goebbels)

  8. excomulgado says:

    Conservamos en nuestros genes una necesidad atávica de pertenecer a un grupo social e identificarnos con él. Este sentimiento es tremendamente fuerte, somos primates sociales, y a nivel evolutivo ha tenido una utilidad innegable. El problema es que historicamente las clases dirigentes han utilizado este sentimiento con muchísima habilidad en su propio beneficio, todos sabemos las guerras, genocidios y barbaridades que se han cometido en nombre de los sentimientos nacionalistas y que finalmente solo han reportado beneficios a unos pocos. ¡Que deseable sería no volver a repetir estos errores! Solo cuando sepamos superar estos instintos gregarios sabremos ver como los políticos, en su ansia de poder, nos manipulan. En tiempos de crisis es cuando son mas fáciles de utilizar, todos sabemos hasta que extremos llevó Hitler el sentimiento nacionalista aleman y como supo soliviantar a un pais entero y a los extremos a los que lo condujo.
    Tenemos un ejemplo muy reciente, la nacionalizacion de Repsol en Argentina. No voy a justificarla ni a criticarla, solo hacer notar el uso político que se ha hecho de la misma y como la presidenta del gobierno, con serios problemas de aceptación popular ha utilizado los sentimientos nacionalistas en contra del imperialismo español ¿?¿?
    El modelo por aquí es similar, ¿de verdad alguien se sigue creyendo que siguen teniendo razón de ser todos los ayuntamientos regiones autonomías y paises en Europa? La realidad es que vivimos en el mundo mas homogeneo que ha existido en la historia, a poco que viajemos nos daremos cuentas de que la forma de vida de un madrileño es tremendamente similar a la de un londinense o neoyorquino. Los estudios sociológicos muestran una enorme similitud en comportamientos, actitudes, cultura….etc. Realmente cada vez es mas dificil encontrar un ‘hecho diferenciador’. Incluso a nivel linguistico, se aprecia una homologación en la semántica de los conceptos que utilizamos al hablar. Y esto es debido en que en definitiva, todas las personas no importa donde,viven cada vez de una forma mas similar. Y si esto ocurre entre poblaciones de culturas lejanas, cuando comparamos poblaciones vecinas la obviedad es aplastante.
    Dicho esto, me irrita profundamente como los políticos manipulan a las personas utilizando sentimientos nacionalistas. ¿alguien cree que ningún ciudadano aparte de la clase política puede obtener beneficios de cualquier tipo de segregación? ¿a estas alturas del partido?
    Por favor limitemos nuestros sentimientos tribales a las competiciones deportivas, a los Madrid Barça o similares, y pongamos a los políticos en su sitio. Ellos deberían estar para servirnos, y no al revés.

  9. Volem mes, Mas. says:

    DEMANO A LA Sra. CARME FORCADELL COM A PRESIDENTA DE L’ASSEMBLEA NACIONAL CATALANA I A TOTS AQUELLS QUE VAU FER POSSIBLE LA MANIFESTACIÓ DE L’11s2012, QUE COM A CIUTADÀ DE CATALUNYA, VULL TORNAR A FER UNA MARXA PER LA INDEPENDÈNCIA, VULL QUE TORNEM A MARXAR SOBRE BARCELONA, TORNIN A CONVOCAR-NOS UN ALTRE COP.
    PROMETO QUE CRIDARÉ MES FORT IN-INDE-INDEPENDÈNCIA.

    CATALUNYA, NOU ESTAT D’EUROPA

  10. Rosa says:

    solo quisiera saber verdaderamente si con la Independencia tendremos posibilidades reales de seguir adelante pagando nuestras deudas de estado,si los ciudadanos encontrraran el trabajo que ahora falta, y si se podra vivir sin miedo a lo que puede venir, ya que ahora la mayoria de personas lo ven todo muy claro, porque nadie explica claramente las cosas que se habran de hacer para llegar a este Independentismo. Esto es lo que habrian de aclararnos, paso a paso, los detalles por los que habremos de pasar y el que pueda aceptarlos vote que si, y el que crea que para el no son facti-bles que pueda votar que no.yo soy Catalana,pensionista con 74 años, Yo soy igualmente catalana y Española, no necesito la Independencia, pero si ha de ser el vienestar, para los Catalanes, tambien lo sera para mi, ya que vivo en Cataluña.Deseo, que salga lo mejor para todos.

  11. Ingeniero says:

    Mi felicitacioón grande redaccion . Un saludo.

Déjanos tu comentario crítico!

Top