Atrévete a Opinar

Grexit o no Grexit: entre asumir el riesgo moral y acabar con el euro

By on 18/06/2015 in Boxed Economics with 1 Comment

Varoufakis llega hoy a Luxemburgo a ver qué pasa. A que le griten un poco y que con algo de suerte se le presente alguna propuesta que pueda vender mejor a su público. Es un tipo curioso este Varoufakis. Hay quién dice de él que es uno de esos que quieren ver el mundo arder, al estilo Edward Norton en “El club de la lucha”, otros opinan que en realidad es un verdadero patriota griego. Posiblemente sea una mezcla de ambas cosas: una especie de patriota griego al que no le importa ver arder Europa. Después de todo, bajo su punto de vista, Grecia ya hace años que arde.

Independientemente de si la actitud de Varoufakis responde a un plan político trazado con escuadra y cartabón o al despechado orgullo del que sabe que le espera el paredón, lo cierto es que su estrategia puede no resultar tan mala. Si algo ha transmitido estos últimos días es que su país se ha plantado y que si hay algún movimiento de acercamiento debe ser por parte de los acreedores. Si, es cierto que el Banco Central Griego ha recordado eso de que “seria una fatalidad salir del euro” y aquello de que “el pacto con los acreedores supone un imperativo histórico”, pero lo cierto es que Varoufakis parece estar un poco de vuelta de todo eso. En lo que a él respecta, es la troika la que debe mover ficha. Y no es baladí el papelón que tienen delante. Deben elgir, ni más ni menos, entre asumir el riesgo moral que supone refinanciar a un país que impone sus propias condiciones de rescate o ver como el proyecto europeo recibe una estocada considerable. Me niego siquiera a computar en esta balanza el coste financiero que pueda derivarse de renegociar los créditos de 1.500 millones de euros del FMI o de 3.500 millones del BCE. No nos engañemos: rescatar al Banco de Valencia costó más que todo ese dinero junto. La decisión de refinanciar la deuda griega no responde a razones económicas -después de todo los acreedores son los que más pierden con el Grexit- sino a cuestiones de mayor calado. No se trata del dinero, sino de ver quién tiene la sartén por el mango en Europa.

Lo que está en juego en estas negociaciones es ni más ni menos que el espíritu que regirá en la Unión Europea. Antes del 20 de julio sabremos si la Europa del futuro es 100% alemana o si se le permite tener rasgos mediterráneos. Tal vez no demasiados, pero al menos sí los justos como para saltarse ocasionalmente los sacrosantos principios de austeridad y disciplina fiscal. Quizás tampoco le sentaría mal al proyecto europeo adoptar algo de la flexibilidad y pragmatismo sureños. En cualquier caso, si se decide que esta flexibilidad no tiene cabida en el proyecto europeo, hará bien Grecia en salir de un club en el que quizás otros cuantos de sus miembros tampoco tengan cabida.

Mi pronóstico es que no habrá Grexit. ¿Porqué? Porque a nadie le conviene. Los acreedores perderían dinero, a Grecia no le interesa, a Syriza le costaría tener que convocar elecciones y los líderes europeos saben, incluida Merkel, que tarde o temprano habrá que asumir que Europa no puede hablar solo alemán. Todo el mundo está haciendo su respectiva pataleta, pero nada más. Por teoría de juegos, a todos les interesa tensar la cuerda, pero a nadie le conviene que se rompa. Además, llamadme iluso si queréis, pero tampoco nos olvidemos de que el presidente del BCE sigue siendo el mismo que dijo eso de “El BCE hará todo lo necesario para sostener el euro. Y créanme, eso será suficiente”. Yo sigo creyendo en Draghi. Es más, me juego mi simpatía hacia el proyecto europeo a que todo esto quedará en unas negociaciones a cara de perro y un acuerdo que todas las partes venderán como un triunfo personal.

No se puede acabar este artículo sin hacer una mención especial al paradójico posicionamiento del gobierno español, que parece responder más al juego político del “si se hunde Grecia se hunden Syriza y Podemos”, que a motivos más nobles como, por decir algo, evitar una segunda crisis de la deuda periférica que le cueste al país otros cuantos millones. Y eso que nos gobiernan los patriotas.

 

Damian Rice

 

Siguenos en Facebook y Twitter!

Tags: , ,

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There is 1 Brilliant Comment

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Trivi VLR says:

    Muy de acuerdo con todo, aunque mi conocimiento económico es paupérrimo. Para mi humilde opinión Varufakis representa, igual que todo su partido, dignidad. Una dignidad que Grecia ha perdido con sus anteriores gobernantes.
    Y eso para un pueblo herido que además es fundamental para entender la Historia de Europa es vital recuperarla, aunque el resultado a efectos prácticos sea similar que con los anteriores partidos.

    Un saludo Damian, espero impaciente que escribas más artículos sobre Grecia 😉

    !Salud!

Déjanos tu comentario crítico!

Top