Atrévete a Opinar

La austeridad desnudada

Cuando la deuda pública supera el 90% del PIB, el crecimiento se estanca.

Ésta fue la categórica conclusión del estudio Growth in a time of debt, publicado en la American Review of Economics y realizado por los prestigiosos economistas Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff -RR-, globalmente reconocidos por su anterior libro Esta vez es distinto. Ocho años de necedad financiera.

El estudio, resultado a partir del historial de medias estadísticas de 20 diferentes países, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoffprobaba empíricamente como el crecimiento económico está relacionado con el grado de endeudamiento. A más deuda, más tiende la economía a desacelerarse hasta, una vez llegado al 90% del PIB, a contraerse.

Concretamente, la media del PIB de los países estudiados entre 1945 y 2009, una vez superado el umbral del 90% de deuda, es de un -0.1%.

El estudio de RR fue publicado en 2010, el fatídico año en que el mundo occidental en general, y la Unión Europea en particular, suplantó las iniciales medidas de estímulo fiscal por la austeridad como la principal medida para salir de la crisis.

Debido al prestigio de los autores y a las conclusiones, el artículo se hizo famoso inmediatamente, y se consagró, desde las esferas académicas, mediáticas y políticas, como el incuestionable análisis económico más influyente de los últimos años.

El postulado probado empíricamente ha servido como justificación científica para las medidas de austeridad.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, el comisario europeo de economía,  Olli Rehn, el ministro del Tesoro británico, George Osborne, el candidato republicano a vicepresidente, Paul Ryan, o los participantes del circuito de Davos, no se han cansado de apelar al estudio para presentar los recortes como la única alternativa.

“Creo firmemente en investigaciones como las de Rogoff y Reinhart, que demuestran que si alcanzas un determinado nivel de deuda pública, aumentar el déficit y la deuda no generan crecimiento, sino que lo dañan”, recitó en octubre pasado el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble.

En sí, el estudio pretendía superar el debate neoliberal-keynesiano sobre si usar medidas anticíclicas para salir de la crisis o priorizar la consolidación fiscal. Al asumir las conclusiones, aunque lo que se busque sea el crecimiento, reducir el déficit se convierte en prioridad, pues no se puede crecer si se llega a un 90% de deuda pública sobre el PIB.

La perfecta cobertura moral: Aumentar el gasto público sólo aumentaría la deuda, y con una deuda elevada, es imposible el crecimiento. La austeridad es la única alternativa.

El fiasco

El estudio de RR se enfrentó a críticas desde el principio. Principalmente porque, aunque existiera la supuesta correlación entre deuda y PIB, no está claro qué causa qué. Economistas keynesianos como Krguman defienden que, en realidad, la correlación es inversa. A inferior PIB, mayor aumento de la deuda pública, como muestra el caso de Japón a principios de los 90.

Pero hay más. Después de tres años pidiéndolo, los profesores de la Universidad de Massachusetts Thomas Herndon, Michael Ash  y Robert Pollin –HAP- accedieron a la hoja de cálculo del análisis original.

Después de revisar el estudio, publicaron una crítica que está recorriendo como la pólvora los departamentos de las principales universidades y blogs de economía, donde muestran los errores analíticos.

El método RR utiliza un procedimiento estadístico poco habitual.

En primer lugar, no tiene en cuenta la media ponderada según el peso económico específico de los países representados. Por ejemplo, trata con el mismo peso estadístico las variaciones de países tan diversos como Nueva Zelanda o el Reino Unido. 

Peor aún, no solo no se ponderan según el peso económico, sino que se hace una media entre países independientemente de los años que cada uno ha estado por encima del 90% del PIB.

Por ejemplo, de 1945 a 2009, el Reino Unido ha estado durante 19 años con un ratio de deuda y PIB superior al 90%. La media de crecimiento de este periodo fue de 2.2%. Por otro lado, supuestamente, Nueva Zelanda solo ha estado un año con el mismo ratio, y la economía cayó un -7.6%.

Pues RR hacen una media del 2.2% y del -7.6% y se quedan tan tranquilos. Con esta metodología se llegó a la media del -0.1%. 

Aún hay más. El análisis de Reinhart y Rogoff ha omitido datos.  

En realidad, Nueva Zelanda estuvo más que un año (un total de cinco) con la deuda por encima del 90% del PIB. En uno de ellos, en 1951, es cierto que la economía se contrajo un 7.6%, pero en los otros hubo crecimiento. Los nuevos cálculos para Nueva Zelanda son del +2.6% en lugar del original -7.6%.

Debido a la metodología usada, esta omisión modifica la conclusión del análisis.

Si se hubieran usado los datos correctamente, una vez superado el umbral del 90% de la deuda, la economía seguiría creciendo. En lugar del -0.1% en el original estudio RR, se pasa al +2.2%.

COMPARATIVA ESTUDIOS

Cuando la deuda pública supera el 90% del PIB, el crecimiento se mantiene.

¿Si no es para el crecimiento, para que la austeridad?

En fin, concluyen los autores de la crítica, “esto debería llevarnos a revisar los planes de austeridad en Europa y Estados Unidos”.

Pero en verdad, el descubrimiento sólo sirve para desacreditar el prestigio de Reinhart y Rogoff, de la prensa y departamentos de economía que lo consagraron, y para desnudar el argumentario austeriano, poco más. 

Los neoliberales usaron el estudio para justificar los recortes, para la batalla ideológica, pero no es que genuinamente se creyeran las conclusiones.

La austeridad responde a otras motivaciones y agendas.

En primer lugar, la austeridad no es más que la agenda de aprovechar la crisis para realizar reformas neoliberales, con el objetivo de aumentar la rentabilidad del sector privado.

De un lado hay la reducción del gasto público, la consolidación fiscal: rebaja de las prestaciones, subsidios, pensiones, gasto en educación y sanidad. El objetivo es reducir el estado del bienestar: a menor presión presupuestaria, más margen existe para rebajar impuestos. A menos impuestos, más rentabilidad.

De otro, hay las reformas de flexibilización de la oferta, o “reformas estructurales”: reformas laborales, desregulaciones, privatizaciones, etc. El objetivo es reducir los costos laborales, sociales y ambientales. A menos costes, más rentabilidad.

Este, y no otro, es el genuino objetivo de los defensores de la austeridad, como el Tea Party, los gobiernos británicos, español o catalán, o economistas como Niall Ferguson o Sala i Martin. Y el informe RR les venía como pez en el agua para justificar los recortes.

En segundo lugar, en el caso de la Unión Monetaria, la austeridad responde también a los intereses geoestratégicos de los países centrales.

La imposición de la austeridad en  Europa refuerza la desigualdad geográfica entre un centro productivo, industrial, exportador, y una periferia con una economía improductiva y, en el caso de España, dependiente en sectores tan poco estratégicos como el turismo o la construcción.

PIB GERMANY EU 2008-2012A pesar de la caída generalizada de la demanda, la cuota de mercado de los países centrales ha aumentado des del inicio de la crisis, como también ha subido el diferencial centro-periferia de crecimiento y de inversión en I+D.

Además, existe la hegemonía política, la centralización económica de Europa que, a través de la unión monetaria, del pacto fiscal, de los mecanismos de rescate, del control y supervisión a las economías nacionales, responde a los intereses de los países acreedores frente los deudores.

No sólo a los intereses inmediatos, sino que prohíbe (como muestra la obligación de reforma constitucional para limitar el déficit público) otras políticas económicas como los impulsos fiscales o la aceptación temporal de la inflación. Las alternativas han sido desterradas de Europa por imperativo legal, consolidándose inamoviblemente la doctrina austeriana.

No es de extrañar pues, que los primeros en reaccionar a la publicación de la crítica a RR fueron la legión de teutones.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; el vicepresidente de la Comisión, Olli Rehn; un miembro de la dirección del Banco Central Europeo, Jörg Asmussen; el director ejecutivo del Mecanismo de Estabilidad Europeo, Klaus Regling y el presidente del Banco Europeo de Inversiones, Werner Hoyer, publicaron un artículo en The New York Times, defendiendo el camino europeo de la austeridad y la promesa de mantener el rumbo. El mismo día, el jefe del Bundesbank, Jens Weidmann defendía lo mismo en WSJ.

Que no lograran ningún economista o político de la Europa periférica puede ser una señal que algo está cambiando, o, simplemente, que ya no importa tanto ser descarados.

Como ya hemos repetido en estas páginas, en un escenario de recesión, la austeridad solo empeora los indicadores macroeconómicos, imposibilita la recuperación y, aun mas, como demuestran los casos del Reino Unido, España o Catalunya, ni se logra recortar el déficit y la deuda sigue escalando.

El fraude de la principal justificación de la austeridad no debe quedarse en vano, sino ser aprovechado, para destapar y combatir, en el mundo occidental en general y en la Europa periférica en particular, la agenda neoliberal.

Constanti Segarra

Boxedpress.com

Estamos en Facebook i a Twitter.

Tags: , , , , , ,

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 5 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. unocualquiera says:

    Constantí, predicando con lo que predicas, debes de estar estimulando la economía endeudandote hasta las cejas, consumiendo más que durante la burbuja y una vez no puedas endeudarte más, quiebras, no devuelves lo que te han prestado y santas pascuas, ¿verdad? Y vuelta al ciclo burbujistico, porque esto que esta explicado a nivel individual es lo que promulgas a nivel estatal como buen keynesianista que eres ¿es esto lo que deseas? Pues vale, no me extraña que tenga la sensación de que este país nunca saldrá de esta si es la propia población quien está incentivando el sobreendeudamiento, la quiebra y la no devolución de lo prestado como todo buen país bananero que somos.

    • CS says:

      perdon las faltas. Buenas, la verdad es que os echava de menos. A ver, un par de temas, prescindiendo de la individualizacion del tema.

      Reinhart y Rogoff, altamente afectados por la critica recibida, van diciendo por ahi que nunca quisieron exponer una relacion causal entre deuda y PIB y que, en el caso europeo, la austeridad esta afectando demasiado a la periferia y que hace falta una quita de la deuda para conseguir la recuperacion. Y ep! no lo dicen unos comunistas-keynesianos-batasunos, eh? sino los que toda la prensa liberal ha estado tratando como dioses los ultimos tres anyos.

      dos, a nivel de anecdota, y ya que va saliendo repetedio por aqui varias veces, un pais bananero no es aquel pais que se endeuda con politicas populistas y luego suda de devolver lo prestado, eh? Un pais bananero, que viene de bananas, se refiere a aquellos paises latinoamericanos cuyo gobierno estaba totalemnte vendido a las multinacionales de platanos yankis que controlaban la politica economica de estos paises.

      En cierto modo, pues, si que somos un pais bananero, pero no porque no paguemos la deuda, sino, justamente, porque la estamos pagando, como buen pais periferico que somos, vaciado de competencias y de control sobre politica economica y a las ordenes de una potencia exterior. La diferencia es que en vez de la multinacional de platanos, se trata de los paises acreedores.

      • yattote says:

        Ante todo, espero no ofender si empiezo a tutearte.
        La individualización era una incitación a que respondieras, y por la contestación que das, entra totalmente dentro de mis sospechas sobre tu posicionamiento, legítimo por otra parte.

        Sobre el primer punto, ya me dirás que medios ‘liberales’ están diciendo que la austeridad esta afectando en demasia a la periferia y que hace falta una quita, porque los medios que yo leo dicen todo lo contrario, que no hay austeridad y es que manda huevos que un deficit de 6%-7% lo consideréis austeridad. Si eso es austeridad, ¿no-austeridad que es?¿deficits de 20%-30% para llegar lo antes posible al 110%-130% de deuda sobre PIB? Si te refieres a medios afines al PP, recordarte que el PP dejó de ser liberal desde que Rajoy echó a todos para volverse más socialdemócrata que el PSOE, con alguna contada excepción como Esperanza Aguirre que no se cómo tiene la vergüenza de seguir en ese partido que ha traicionado todas sus convicciones y a todos sus votantes.

        Segundo, para ser más exactos, España es un país con capitalismo clientelar o Crony Capitalism, pero que quieres que te diga, suena más realista y latino el término bananero y la diferencia consiste en que el enemigo lo tenemos en casa aunque algunos se empeñen en señalar a otro lado. Según la primera acepción de la RAE, ser austero es ser ‘severo, rigurosamente ajustado a las normas de la moral’, si dices que tenemos demasiada austeridad, que debemos impagar la deuda y que debemos imprimir nuestros propios billetes, eso significa que tu moral y la de muchos que defienden lo mismo es la de no tener moral y ajustarnos a la ‘moral’ del caradura o la de sinvergüenza, es decir, sois de los que pensais que teneis el derecho a recibir dinero pero no la obligación de devolverlo, pensamiento que coincide al 100% con el pensamiento irresponsable del político chupoptero español. Espero que nunca prestes dinero a nadie, porque si todos pensaran lo mismo que vosotros, nadie devolvería el dinero prestado y eso significa consecuentemente que nadie prestaria dinero a nadie debido a la confianza cero que se crearía entre todos.

      • unocualquiera says:

        Ante todo, espero no ofender si empiezo a tutear. La individualización es una incitación a que respondieras, y por la contestación que das, entra totalmente al tipo de pensamiento que me esperaba.
        Sobre el primer punto, ya me dirás que medio ‘liberal’ está diciendo que tenemos demasiada austeridad porque los medios que yo leo dicen todo lo contrario, y es que manda huevos que un déficit de 6%-7% lo llameis austeridad, entonces no-austeridad ¿que es?¿déficits de 20%-30% para llegar lo antes posible al 110%-130% de deuda sobre PIB? Si te refieres a medios afines al PP, recordarte que ese partido dejó de ser liberal para volverse más socialdemócrata que el PSOE desde que Rajoy los echó a todos, menos alguna contada excepción como Esperanza Aguirre que no se como tiene la vergüenza de seguir en un partido que ha traicionado todas sus convicciones y a todos sus votantes.
        Segundo, lo que tenemos en España en realidad se llama capitalismo clientelar o Crony Capitalism, pero bananero suena más realista y látino, y el enemigo lo tenemos en casa aunque muchos se empeñen a señalar a otro lado. Y según la primera acepción de la RAE, ser austero es ser ‘Severo, rigurosamente ajustado a las normas de la moral’, si decís que tenemos demasiada austeridad, que debemos impagar
        la deuda y que debemos imprimir nuestros propios billetes, eso significa que no quereis moral y que preferís la ‘moral’ del caradura o la del sinvergüenza que piensa que tiene el derecho a recibir dinero pero no la obligación de devolverlo, pensamiento que coincide al 100% con el pensamiento irresponsable del político chupoptero español.
        Espero que nunca prestes dinero a nadie, porque si todos pensaran como vosotros, nadie devolvería el dinero prestado y consecuentemente, nadie prestaría dinero a nadie debido a la confianza cero que se crearía entre todos.

  2. jake says:

    Lo que no entiendo es que con lo que se sabe por parte de algunos sobre salud y sanidad y otros de economía cómo es que no tenemos un país lleno de gente con 100 años y millonarios. Tal vez sea por qué es fácil explicar lo que ocurre a posteriori mientras que si intentamos llevar un camino a priori las variables que antes eran ridículas pasan a ser decisivas.

    El dinero se acaba, el capitalismo se agota. En el medievo los agotamientos locales se resolvían invadiendo al vecino y con botín de guerra. La crisis actua es el problema de la globalización y ahora mismo hay paises que viven de la inyección de dinero de otros que son aguheros negros de capital. España envía su dinero a centroeuropa, China, USA de muchos modos.

    A la antigua usanza se imprimía billetes, se devaluaba un x% y se movilizaba todo al mismo tiempo. Ahora con una moneda común no tenemos esa maniobra.

    El comunismo no prevé beneficio ergo es deficitario en cuanto hay ineficiencias de funcionamiento, es como intentar una maquinaria con rozamiento cero. Si el capitalismo es imperfecto este es utópico por definición.

Déjanos tu comentario crítico!

Top