Atrévete a Opinar

LA CORRUPCIÓN NUESTRA, VUESTRA, SU O SUYA

By on 31/01/2013 in Boxed Society with 3 Comments

No me parece bien ocupar espacio público para desahogos personales. Pero, ustedes perdonen, estoy hasta los mísmisimos.

Se ha puesto de moda la estrategia “lazarillo” según la cual los políticos son la creación de una sociedad corrupta, o sea de ustedes, que por lo visto son unos corruptos de tomo y lomo ya que, como todo el mundo sabe, cuando el pintor les pinta cuatro paredes de su casa, aceptan que sea un ilegal y que no nos haga una factura con todos los gravámenes que ello comporta, ahorrándose así 22 € al año.

Pues no sé ustedes, pero a mí me revienta especialmente esta estrategia “lazarillo”. Quizás sea yo un inmoral por esos 22 € al año, pero en siendo así, los políticos corruptos, no pueden ser llamados corruptos. Como poco serán unos hijos de la gran, sea como fuere su santa madre, a la cual dejaremos en suspendida sospecha.

En primer lugar, los políticos tienen el deber de promulgar leyes que eviten y castiguen los delitos, y si no saben cómo atajar esas prácticas tan monstruosas de los 22 € al año, que dejen de aupar idiotas y dejen paso a gente con suficiente inteligencia y honradez. Pero lo que no es tolerable es que se escuden en la picaresca que su propia dejadez, cuando no su propia estulticia, provoca, para igualar entonces al pintor de los 22 € al año con el que se lleva 22 millones de euros como comisión de la “sobrada”. El pintor defiende la merienda de su hija, mientras que el político engorda su inmerecido sueldo con millones a barullo.

Por cierto y merecido que sea el reproche urbi et orbe, hay una casta que no puede hacer ese reproche a nadie y mucho menos al pintor en cuestión: la de los políticos y sus corifeos (tertulianos de parte y demás especies vergonzantes).

No deberían hacerlo por razones de vergüenza torera, pero es que además no se lo recomiendo. Igual llega el día que los “pintores”, ya hartos de ser robados y además insultados por los ladrones, igual les cuelgan por los

Háganme caso, que soy muy mayor y he visto de todo. No descarten que los “pintores”, que ya han abandonado la ilusión por la merienda de su hija y ya solo luchan por un techo, aunque sea sin pintar, se alcen en “brochas” y corra la “pintura” por las calles.

Al tiempo.

Con entusiasmo, siempre suyo,

Israel Precio

 

Tags: , , , ,

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 3 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. marti says:

    Yo no lo contaría con este estilo literario pero es evidente: no es lo mismo el pintor o el fontanero sin IVA que los mangoneos de los políticos.
    El problema no son los 4000€ del confeti, ya que es una parte infinitesimal del PIB, si no el hecho de que los que recortan en hospitales, pensiones, escuelas son capaces de engañar y robar al pueblo para el que trabajan. He dicho engañar y robar. Y tienen la jeta de no dar explicaciones cuando los pillan.
    Las consecuencias son nefastas y se multiplican hasta llegar a un país que se destruye a sí mismo.

    • Triste pero cierto says:

      Siendo que es completamente cierto, que la repercusión “del pintor y su IVA no declarado”, jamás puede ser comparado con el nivelazo de desvío monetario de grandes empresas, creo o me temo que este problema es muchísimo más profundo: Los países mediterráneos son innatamente corruptos. Me duele decirlo, pero es así. Es algo cultural. Desde que nacemos, se nos inculca la ley del “el que menos impuestos paga, es el más listo”. Todo es gratis.

      El desarrollo personal pues, permite que cada uno defraude desde el nivel laboral que se puede permitir, debido a los núcleos de poder (entre otros) que pueda alcanzar.

      Por tanto, desde mi más humilde punto de vista, es un problema cultural (o educacional, si así no se hieren sensibilidades), de muy difícil solución, ya que siendo que puede ser cambiado, se requieren para ello demasiados años, para que las nuevas personas educadas en otro punto de vista, sean las que empiecen a trabajar, cotizar y no querer robar: 20-30-40 años.

      Evidentemente, esto es tremendamente complicado.

Déjanos tu comentario crítico!

Top