Atrévete a Opinar

Victoria y derrota: los retos del independentismo después del 27-S

El independentismo ha obtenido la victoria en las elecciones, pero debido a dificultades estructurales y erróneas estrategias, no ha sido aplastante como la situación requería.

  • Brillante Victoria de Junts pel Sí

Junts pel Sí sacó unos brillantes resultados. Ganó en las cuatro provincias, en todas las capitales de provincia, en todas las comarcas, en todas las capitales de comarca y en Barcelona capital. Con 1,6 millones de votos, JxS ha conseguido el mejor resultado de las elecciones al Parlament de toda su historia. La participación fue del 77%, también la mayor de la historia, 10 puntos más que cualquier otra elección.

  •  El Plebiscito, la importancia de ganarlo y Victoria del No

La editorial del Financial Times de antes del 27s expresaba que si el independentismo ganaba en votos, la Unión Europea ya no podría ignorar el problema catalán. Que el diario más prestigioso del mundo presionara a la UE de esta forma es clave: solo un proceso con mediación internacional podría obligar a España a aceptar un Referéndum vinculante y una transición que culmine con el control real sobre el territorio para hacer efectiva la independencia.

Pero no se ha ganado en votos. Y esto es importante, porque justamente el 27s trataba de superar el bloqueo español a permitir el referéndum realizándolo de forma encubierta en unas elecciones, que era la única forma que Madrid no podía prohibir y que permitía obtener un mandato electoral para seguir con el proceso unilateral.

Ha habido una victoria del Sí clara, pero insuficiente. No por no haber llegado al 50% de los votos, sino porque las opciones secesionistas han sacado menos votos que las opciones no-secesionistas.

Intentar, como están intentando algunos ahora, considerar los votos de CSQEP o de UDC como no integrantes del No es auto engañarnos, hacer trampas y significa no permitir un análisis real sobre la situación y cuáles son los requerimientos para superarlo y llegar a la independencia.

No seré yo quien participe de este ejercicio. Si UDC se escindió de CiU fue justamente por su oposición a la secesión. Si Procés Constituent no terminó formando parte de CSQEP fue justamente por su oposición a la secesión. Durante toda la campaña el soberanismo ha pedido el voto para las dos únicas formaciones secesionistas: CUP y JxS. No podemos cambiar de análisis después de las elecciones.

Los otros partidos sin representación parlamentaria, los votos en blanco o en nulo, no obstante, no se deberían poner al lado del No en ningún concepto.

Asumiendo pues que CSQEP y UDC forman parte del bloque del No, éste ha ganado el plebiscito, llegando al 50.4% de los votos, superiores al 47.5% de JxS y la CUP. En números absolutos, son unos 120mil votos de diferencia. El resto lo forman los nulos, blancos y otros partidos que llegan al 2.1%.

27s

  • plebiscito 27s

 

 

 

  • El techo electoral del independentismo

En las “elecciones de la nuestra vida” el independentismo ha logrado 1.95 millones de votos, solamente 200mil mas que los conseguidos en 2012 y solamente 90mil mas que en el 9-N.
Votos independentismo 2012-2015Si a pesar de la movilización constante y las condiciones propicias para el independentismo y el enfoque plebiscitario de estas elecciones, el cambio de volumen total de votos es tan intrascendente significa que el independentismo ha llegado a su techo electoral: los 2 millones.

 

 

  • Estructura del voto

Existen, y es inviable seguir ignorándolo ya, dos Catalunyas: la mayoritariamente catalanohablante, dominante en el interior y en Barcelona capital, y la mayoritariamente castellanohablante, dominante en el extrarradio de Barcelona y de Tarragona.

El unionismo, si bien dividido entre 5 diferentes opciones electorales, ha logrado brillantes resultados, consiguiendo la primera posición en las principales ciudades de Catalunya, sobretodo del área metropolitana de Barcelona incluyendo la segunda población del país, l’Hospitalet, Castelldefels, El Prat, Ripollet o en Nou Barris.

En las tres comarcas más pobladas de Catalunya, si bien JxS es la primera fuerza, el unionismo se impone. En el Barcelonès el independentismo obtiene 42%, en el Vallès Occidental el 41% y en el Baix LLobregat, no supera el 27%, menos que un tercio de la población.

En cambio, en el interior, el independentismo ha logrado más del 66% de los votos en 9 comarcas, incluyendo un espectacular 73% en el Pla de l’Estany.

  • Valoración de los resultados

El principal derrotado de las elecciones fue CSQEP. Hace apenas dos meses, las encuestas pronosticaban posibilidades de ganar. Han terminado por debajo del PSC e, incluso, con menos escaños que ICV hace tres años. Su moderación discursiva y falta de apoyo a la secesión han provocado dificultades para diferenciarlos con Ciudadanos, que les han doblado en votos, una autentica humillación para Pablo e Iñigo que se habían volcado en la campaña. Para ver el fracaso de su propuesta basada en la indefinición y falta de  transmisión de ilusión basta con comprobar los 90mil votos menos logrados en Barcelona ciudad comparado con su referente municipal de Barcelona en Comú de la alcaldesa Ada Colau.

Otra noticia es la desaparición de UDC, despues de décadas de acumular cargos e influencias. En la primera ocasión que se enfrentan a las urnas no han logrado un solo diputado. Excelente.

El problema estratégico del independentismo

El independentismo parece estancado en los dos millones. Incluso alcanzando 120mil votos más, tarea que parece muy difícil a corto plazo, la división seguiría 50-50. En un hipotético escenario de Referéndum pactado no es inverosímil que la UE ordene que el mínimo para una secesión sea el 55%, tal y como obligó en el ultimo Referéndum que ocurrió en Europa, el de Montenegro.

Sea por imposición de la UE o no, llegar al 55% debería ser el objetivo sano de la estrategia independentista para blindar el proceso unilateral. El 55% de votos para el 27s hubiera sido 2.27 millones de votos, unos 300mil mas que los obtenidos para JxS y la CUP. Teniendo en cuenta la subida entre 2010 y 2015,  cuesta mucho pensar que se podría conseguir una subida de 300mil en un corto plazo y en escenarios de crecimiento económico y relajamiento de la austeridad. Menos aun, si hay un gobierno español mas amable en 2016.

La alta participación es un bloqueo para el independentismo sobretodo porque implica la movilización del área metropolitana de Barcelona y los extra-radios donde se concentran más parte de la población de clases trabajadores castellanohablantes que, mayoritariamente, se sienten españoles y desean permanecer a España.

Este, y no otro, es el tema real.

El independentismo ha logrado convencer las clases medias y populares mayoritariamente catalanohablantes, pero sigue limitado en las clases populares castellanohablantes.

Es evidente que la cuestión identitaria es importante en un proceso de secesión. Por suerte, la narrativa soberanista de los últimos años se ha alejado del marco identitario y se ha concentrado en el terreno socioeconómico. Sin embargo, la narrativa no ha tenido los efectos deseados.

Si ya es difícil convencer a una persona que considera Catalunya una nación y que se siente parte de ella a optar y asumir los riesgos de una secesión, más difícil es convencer a una persona que considera que su nación es España. La única forma de hacerlo es lograr convencer que las mejoras materiales que la secesión conlleva superan los riesgos y las contradicciones identitarias de la independencia.

Pero es difícil hacerlo cuando no se han usado ni maximizado las competencias económicas autonómicas para esos objetivos.

La experiencia de los gobiernos de CiU 2010-2015 que han aplicado orgullosamente la austeridad y sus casos de corrupción son una contradicción y suponen una inconsistencia con el mensaje de que con la independencia toda la población obtendrá beneficios materiales. La redistribución, para ser creíble, tiene que empezar des de ahora o nadie tiene ninguna garantía que con un gobierno de Artur Mas, incluso en un estado independiente, no sigan los recortes y las privatizaciones.

De esto Oriol Junqueras es perfectamente consciente, pues justamente su estrategia de aumentar el perímetro del independentismo con listas separadas permitía conectar más entre el proyecto de secesión y las mejorías materiales de la población. Los resultados del 24-M también apuntaban a la necesidad de girar a la izquierda. Sin embargo, la presión recibida para la lista unitaria terminó con este proyecto. Pobre Oriol, no sólo ha hecho una genial campaña electoral sino que los resultados confirman su análisis.

En conclusión:

  • Solo un fuerte discurso de redistribución, crecimiento y mejorías materiales para la totalidad de la población, puede superar la contradicción identitaria y lingüística del área metropolitana de Barcelona y permitir que el independentismo supere los 2 millones.
  • Solo con una práctica ejemplar real desde las competencias autonómicas este discurso será creíble.

 

  • Cambio estratégico del independentismo

El independentismo tiene dos opciones: refugiarse en su victoria electoral y mantener la estrategia actual o leer los resultados como una necesidad de cambiar la estrategia.

Teniendo en cuenta el sobre-optimismo del independentismo y los costes de cambiar de estrategia a estas alturas es más probable que se mantenga la estrategia actual. Si logra una unidad de acción entre JxS y la CUP aún hay posibilidades de mantener la hoja de ruta, iniciar un proceso constituyente que incluya sectores de la población que ahora no los han votado y que termine con la independencia real. Teniendo en cuenta que difícilmente existe el escenario de lograr la independencia real sin hacer un Referéndum vinculante antes, el problema estructural del independentismo se mantendrá, simplemente se habrá aplazado.

La otra opción significa no ser sobre-optimista con los resultados, disfrutar la victoria pero evidenciar la necesidad de obtener más apoyos populares para blindar el proceso de secesión. Esto significaría que la derecha catalana, y Artur Mas en particular, perdieran el control sobre el proceso y promover un giro a la izquierda para hacer más creíble, para el conjunto de la población, independientemente de su identidad nacional, la conexión entre secesión y mejoría de las condiciones materiales.

Esta estrategia no sólo permitiría conseguir el 50-55% de los votos, sino tejer unas alianzas populares para maximizar la movilización y medidas de presión real para provocar la intervención internacional. Sería un paso estratégico del frente transversal del soberanismo a una estrategia de unidad popular claramente transformadora. El rol de la CUP, de ERC y de los independientes será clave en los próximos meses para hacer viable este cambio de estrategia.

El partido todavía no ha acabado. El independentismo todavía puede ganar. Pero únicamente lo logrará si convence al conjunto de la población, independientemente de su identidad nacional, que el estado propio es un instrumento genuino para el crecimiento, el bienestar y para terminar con la austeridad.

Tags: , , , ,

About the Author

About the Author: .

Subscribe

If you enjoyed this article, subscribe now to receive more just like it.

There Are 3 Brilliant Comments

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. jake says:

    Algunas cosillas que pueden ocurrir

    Administración: en la actualidad existen secretarías, subsecretarías y órganos administrativos autonómicos que pasarían a tener potestad de ministerios y oficinas ministeriales. Pero no están todos, falta Exteriores (a pesar de las numerosas “embajadas” hay muchas que no existen y los medios actuales son ínfimos).Ergo existirá un gasto muy abultado que hoy por hoy no tiene dotación presupuestaria.

    Justicia: Existe TSC, tribunales ordinarios, falta el TC (con su dotación presupuestaria),una Audiencia Nacional (crímenes específicos) y el T.de cuentas. Puedo errar en alguno pero los medios que actualmente aporta el estado español en Madrid deberán ser implementados en Cataluña. Mucha más pasta.

    Educación: transferida a la CCAA hace 30 años ( algún despistado sigue culpando a Madrid por su baja calidad y las becas) no es previsible que tenga cambio alguno, ni siquiera aumento de becas que también dependen de los presupuestos de la CCAA. Si no se han aumentado estos años “bajo la bota española” no es de esperar que lo hagan con ingresos estatales mínimos. Consecuentemente caerá en 10 años la calidad educativa, aunque tampoco es que tuviesemos una gran calidad en toda la península…

    Sanidad: igualmente transferida a la CCAA hace décadas, su recorte ha dependido de la prioridad del gasto que han tenido los muy honorables presidentes, ninguno del PSC o del PP. Culpa exclusiva de los políticos nacionalistas. Cabe preguntarse si desaparecerá la asistencia universal puesto que se entra en números muy rojos y este servicio es deficitario por definición, o será solo para catalanes puros.

    Policías y FFSSEE: La Guardia Civil,con ámbito residual en Cataluña,desaparecería y sus funciones recaerían enlos mossos.No obstante esto requiere aumentar medios humanos y materiales (más coste) y hay funciones que actualmente son minusvaloradas como aduanas, lanchas marítimas, vigilancia aérea… Es decir, a incrementar presupuesto de seguridad.

    Ejército: evidentemente las dotaciones militares españolas serían trasladadas. Aparentemente no hay previsión de ser invadidos por lo que solo se verían afectados los comercios cuya clientela son los cuarteles y sus militares. Pero también se retiraría la UME y esta unidad sí que entra en acción cada verano. Las sustituciones de estos medios requieren dotaciones presupuestarias elevadas aunque no es de prever la compra de cazas eurofighter o fragatas.

    Moneda: un aspecto peliagudo, se usará seguramente el euro como moneda principal y es factible una moneda virtual pero al ser un extraterritorio no podrá acuñar la moneda euro, olviden los pujoles en las monedas y los mases serán menos. Pero los otros cambios económicos afectarán gravemente el coste de vida y adquisición de bienes, sin hablar de corralitos sí que se puede pensar en costes similares a los de Baleares -por llevar en barco- o incluso alza importante del precio de algunos productos.

    Aduanas: todos los productos exportados a España-UE pasarían a tener arancel de importación y aunque existiría un arancel contrario la balanza está desequilibrada hacia Cataluña. Por ello la salida de productos a toda la UE estará fuera de mercado respecto de los producidos en Aragón, Sur de Francia o Valencia. Venderlos al Medio Oriente o en África no es factible por el coste de manufactura. A diferencia con los tratados de comercio con China es previsible que durante varios años solo algunos productos crucen la frontera.

    Impuestos: es previsible que no cambien mucho ya que están al máximo pero existirán dobles imposiciones cuando haya tráfico económico entre la UE (España o Francia) y Cataluña ya que no existe tratado sobre la doble imposición. Así un empresario deberá cotizar iva en la UE y tal vez también en Cataluña, un pensionista barcelonés tenga retención por la UE para los no residentes y así y todo deba declararlo en Cataluña y pagar impuestos. Si se hace lo mismo que Argentina, el pensionista perderá del orden del 30%.

    Industria: Ni Seat ni los fabricantes industriales mantendrán las producciones extra-UE pudiendo hacerlas dentro de la UE con la excepción de los que hayan fabricado en China cuyo coste es tan bajo que los transportes y aranceles mantienen una rentabilidad suficiente. Habrá deslocalizaciones y traslados de producción,pérdida de industria y empleos.

    Nacionalidad: Un aspecto controvertido, no se puede retirar -ni se hará-la misma a quien ha nacido en suelo español. Los actuales catalanes gozarán de doble nacionalidad dejando a su elección el renunciar a una de ellas pero los hijos, la siguiente generación, solo disfrutará de la doble nacionalidad en tanto los padres tengan doble o, previsiblemente, hasta los 18 años con un tiempo posterior para optar por una u otra. Finalmente, la segunda y tercera generación ya no tendrá nacionalidad española y serán extranjeros de la UE a todos los efectos. Esto es un detalle que nadie ha dicho. Evidentemente si Cataluña ingresa en la UE esto ya no importa pero quien sabe el apoyo real que habrá para su ingreso porque ningún país quiere sufrir segregaciones en tierra propia y nada como dar ejemplo con el de otros.

    Aguas del Ebro: gran debate,una competencia exclusiva del gobierno español y con la confederación hidrográfica fuera de Cataluña, Barcelona solo tendría control de las aguas en su parte del territorio y los flujos deberán ser negociados con Aragón y Cantabria vía ministerio de asuntos exteriores. Las riadas…bueno, si quieren toda el agua…

    Energía: Cataluña presentará excedentes de energía nuclear e hidráulica, la exportará pero no tendrá donde llevar sus residuos nucleares -actualmente Francia cobra por encargarse de los españoles, imagino que subirá el precio-

    Espacio Schengen: hay limitaciones aduaneras a los viajeros, un trato igualitario con los nacionales de fuera de la UE (africanos, asiáticos, etc) y necesidad de visado y estancia restringida temporal, trabajo solo con permiso del país receptor.

    Agricultura: desaparecen las subvenciones agrarias, compensación económica por ceses de explotación… los franceses no volverán a tirar sus tomates porque casi que tendrán un coste de exportación que los pondrá a mayor precio que los suyos, incluso los que vienen de Marruecos pisarán el mercado

    Turismo: No parece probable una afección importante al flujo de turistas pero sí ocurrirá que desconocerán por completo el idioma puesto que el castellano ya no será cooficial.

    Comunicaciones: habrá que usar skipe siempre, el roaming con Castellón o Zaragoza puede ser impagable.

    Banca: la Caixa segregará su parte extra-Cataluña al modo que BBVA lo hace en Perú pero ni los sistemas informáticos serán los mismos ni habrá servicio para los clientes de un lado en el otro ya que serán dos entidades diferentes. Aparecerá un banco nacional catalán (más presupuesto) donde las entidades deberán depositar el 10% de los depósitos para poder funcionar, independientemente de que ya tengan un 10% depositado en el Banco de España.

    Fútbol: además de lo sabido de la Liga Española la cual es lógicamente abandonada por los equipos catalanes, los derechos de imagen serán más o menos iguales por lo que los ingresos no cambiarían mucho. Pero los aforos de los estadios sí bajarán,habrá penalización económica fuerte. Cabe preguntarse si jugadores como Messi seguirán queriendo ir al Barca.

    Sorteos: La quiniela se reduce en cuanto a importancia de premios, idem para la primitiva (que deberá hacerse con 36 números para mejorar la probabilidad) y el Euromillones desaparece o queda fuertemente penalizado fiscalmente al estar extra-UE. Aparecen sorteos nacionales cuyos premios,por tamaño del grupo jugador, serán menores.

    Pensiones: el sistema actual español es previsible su colapso si no se renueva la pirámide de aportaciones y receptores, la segregación prorrateada de la parte catalana hará que colapse antes su parte por la desigualdad entre aportantes y beneficiarios que es mayor en esta region. Habrán nuevos ajustes encuanto a cantidades a percibir y edad de jubilación. No es posible calcular cual es la parte catalana del fondo de garantía de pensiones y es posible que esta reserva no se transfiera.

    Comparaciones con otros paises independizados de España: algunos han tardado más de 150 años en llegar a un nivel de progreso aceptable, qué menos que pensar en una o dos décadas de malvivir hasta completar los paquetes de tratados, administraciones y ajuste de inversiones y finalmente sí, ser un caribe mediterráneo. Pero las penurias solo las viven en la calle, los que pueden se marchan a Andorra…

    Estudiar los PIB locales sin considerar la más que previsible merma tras la secesión (discutible si será un 10% o un 30%) es de ingenuos. Ninguna empresa mantiene sus beneficios y contratos cuando cambia la moneda y hoy más que nunca se fabrica después de vender, dificilmente se fabricará si la venta está comprometida.

    Fiscalmente una consecuencia muy deseada es que Mas y Pujol dejan de ser ciudadanos españoles, sus deudas con AEAT pueden verse interrumpidas por su nueva relación con la agencia tributaria catalana y al no existir tratado de extradición tampoco serían juzgados por sus pecados fiscales. Messi se puede agarrar también a este tema lo cual explica el apoyo incondicional del FC Barcelona, si les han prometido un paraiso fiscal… una huida hacia delante en toda regla. Con la lentitud de la justicia igual les sale bien.

    Es decir, es levantar de nuevo el muro de Berlín. Pero sabrán seguir diciendo que España les roba cuando sus ladrones están bien metidos. ¿cómo se consigue todo ese presupuesto extraordinario si se reducen ingresos aunque sea temporalmente? pues subiendo impuestos a lo cafre. Al tiempo.

    Lo triste es que desde la mayor falta de respeto que han tenido los nacionalistas catalanes que han sembrado odio y desunión de una manera fascistoide encontrarán el mismo sentimiento al otro lado y aún se sentirán víctimas.

Déjanos tu comentario crítico!

Top